El Senador nacional por La Pampa Juan Carlos Marino presentó un proyecto que impone la obligación a fabricantes e importadores de incorporar el encendido automático de las luces bajas en los vehículos comercializados en nuestro país. La iniciativa busca concretar una medida aprobada hace más de 15 años que en la práctica no se cumple.

“La implementación de un sistema de luces bajas automatizado en vehículos no es algo nuevo ya que es obligatorio por ley desde el año 2001, sin embargo, hoy no está funcionando. Es una medida que ya se ha aplicado en otros países y está comprobado que sirve. Un auto con las luces bajas prendidas, en un día soleado, es hasta 3 veces más visible que sin ellas. En condiciones de lluvia, la diferencia es aún más notoria, es hasta casi 5 veces más visible. Con esta sola iniciativa no vamos a acabar con las muertes en siniestros viales, pero es un aporte más para evitarlas” afirmó Marino.

La ONG Luchemos por la Vida indica que hace 25 años la cifra de víctimas fatales en accidentes de tránsito en la Argentina se mantiene en cifras alarmantes. Cada año entre 7.000 y 8.000 argentinos pierden la vida en esas circunstancias. Otros países como España, Suecia u Holanda han exhibido en ese mismo periodo disminuciones de entre un 59 y un 82% de los casos fatales.

Al respecto, la Argentina suscribió en 2011 al Decenio de Acción para la Seguridad Vial (2011-2020) declarado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), compromiso que bregaba por disminuir la cantidad de víctimas fatales al menos en un 50%. A 6 años de adherir a dicho plan no se reconocen avances en ese sentido.

En el plano nacional, si bien lógicamente la Provincia de Buenos Aires es la que registró en 2016 la mayor cantidad de fatalidades por su peso demográfico, La Pampa es la que contó con la tasa de mortalidad más alta del país cada 100.000 habitantes con 42,01 fallecidos.

“Las muertes en accidentes de tránsito son una problemática que cada año se cobra la vida de miles de argentinos, en su mayoría jóvenes. Más de la mitad de las personas fallecidas en este tipo de hechos tiene menos de 34 años. Todas las semanas lamentamos la muerte de pampeanos y la situación es inadmisible. No podemos resignarnos a perder tantas vidas. Sabemos que hay obras en curso y proyectadas tendientes a mejorar el estado de las redes terrestres de transporte, celebramos estos avances dado que constituyen uno de los puntos fundamentales para combatir este flagelo. Si queremos disminuir estos hechos a su mínima expresión será a través de un trabajo conjunto que involucre a los distintos actores de la sociedad” finalizó Marino.

Compartinos: