Massa superministro: todavía no asumió, pero en el FDT ya le tiran flores

Si bien el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, dijo en las últimas horas que no recibió «ningún ofrecimiento» sobre integrar el gabinete de Alberto Fernández, ya desde el Frente de Todos le dan el visto bueno y se especula con que a partir de la semana próxima, el líder del Frente Renovador será una suerte de «superministro» del Gobierno Nacional.

En los hechos, en las últimas horas había trascendido que Sergio Massa dejaría la presidencia de la Cámara baja para desembarcar en el Gabinete Nacional. El cargo: una suerte de superministro y de los que estarían bajo su órbita las carteras de Economía, Energía, Agricultura y Ganadería.

Los rumores fueron creciendo durante todo el jueves 27/08 y no fue hasta ayer por la noche que el propio Sergio Massa salió a aclarar que por lo pronto no tuvo ningún ofrecimiento, pero tampoco cerró las puertas a un posible cambio y aseguró que se reunirá con Alberto Fernández el fin de semana próximo.

«Quedé en charlar con el Presidente sobre la agenda de trabajo entre viernes y sábado«, anunció Massa.

El visto bueno del FDT

Si bien nada es oficial por estas horas, lo que sí es un hecho el visto bueno que tiene Sergio Massa por parte de un sector del Frente de Todos para desembarcar en el Gabinete.

Según información extraoficial que trascendió en algunos medios, tendría incluso el aval de CFK, La Cámpora y el círculo rojo, lo que le daría vía libre al líder del Frente Renovador para llegar a la Casa Rosada sin muchos contratiempos.

De todos modos, también hubo apoyo público por parte de algunos dirigentes del oficialismo, una de las más llamativas la del jefe de gabinete bonaerense, Martín Insaurralde, muy cercano a CFK, quien dijo que «vendrían bien» en el gabinete «la visión y experiencia» del titular de Diputados.

«Lo conozco hace muchísimos años y valoro su gran capacidad de gestión. Creo que su visión y su experiencia vendrían muy bien en esta etapa para encauzar la reconstrucción», dijo Martín Insaurralde ayer ante una consulta en el marco de un acto de firma de convenios en el partido de Merlo.

Pero además de Insaurralde, también salió a expresarse sobre el tema el diputado nacional del Frente de Todos Carlos Selva.

En ese sentido, Carlos Selva se mostró entusiasmado con la posible designación del titular de la Cámara de Diputados en un cargo de máxima responsabilidad en el Gabinete y al respecto opinó que su «figura potenciaría la gestión» del Gobierno.

«Lo primero es que me parece natural una valoración justa de un hombre que siempre ha tenido responsabilidades y las ha sabido desempeñar con eficiencia», sostuvo el legislador massista.

En declaraciones radiales, Selva llamó a «ser prudentes» y aclaró que «es el presidente (Alberto Fernández) quien toma las decisiones», aunque abonó la idea de que la presencia de Massa en el Gabinete oxigenaría al Gobierno y le daría «una impronta nueva» a la gestión.

Para el dirigente del Frente Renovador el Gobierno debe «crear expectativas», lo que tildó de «difícil«, y deslizó que Massa podría ser el indicado para generar ese proceso virtuoso.

«Lo real es que hay que ser prudente. El Presidente es quien toma las decisiones. Uno cree por supuesto que la figura de Sergio potenciaría una gestión, pero está en la decisión del presidente de la Nación», afirmó.

En tanto, el diputado oficialista explicó que si el ex intendente de Tigre es convocado para tener un rol clave en el Poder Ejecutivo debe producirse con el consenso de todos los sectores de la coalición, sin resistencias internas, y contar con el aval para que pueda desarrollar su plan de trabajo.

«Hay tiempos para tomar decisiones, la sociedad nos está reclamando y la decisión que se tome debe tener una fuerte combinación de intereses políticos. Porque la sociedad nos está reclamando un mensaje de responsabilidad. Y ese mensaje se da cuando se toma una decisión con aval político», insistió.

En este sentido, Selva dijo que «más allá de la figura y la valoración que personalmente» él tiene sobre Massa «no puede haber un cambio de Gabinete sin un fuerte consenso político».

«Lo más difícil que nos está pasando es crear expectativas, porque el crecimiento de la economía ya está sucediendo, y tenemos que lograr la distribución de esos beneficios, que no se concentren», enfatizó.