Contrario a lo que muchos esperaban, el Frente de Todos ha mantenido un perfil conciliador y pacífico durante toda la campaña electoral, y ahora, tras una contundente victoria en las PASO del 11/08, sus principales líderes políticos han sido muy cautos a la hora de comunicarse de cara a la campaña electoral. Por estas horas, el candidato a presidente de la Argentina, Alberto Fernández, se encuentra en una especie de gira por España, donde ya ‘marcó la cancha’ y prefirió irse por el centro, además, eligió no dar declaraciones a la prensa y no autoproclamarse ganador antes de tiempo «nunca hay que dar nada por ganado», alegó. En paralelo, quien regresó al país luego de un ‘ruidoso silencio’ fue la expresidente y candidata a vice del mismo frente, Cristina Fernández de Kirchner, que con frases ‘entre dichas’ ha disparado sutilmente un par de misiles al gobierno macrista, tomando protagonismo en la campaña electoral y haciéndole una especie de suplencia a su compañero de fórmula. Otro que está últimando detalles para ‘la estocada final’ es el candidato a Gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, que con una campaña moderada, interrumpida por la muerte trágica del intendente de Hipólito Hirigoyen, está retomando su agenda basada en las visitas en diversas zonas del conurbano, donde busca ratificar el voto de la gente en la venidera contienda electoral.

En pocos días arrancará de manera oficial la campaña electoral de cara a las elecciones del 27 de octubre, y aunque desde el Frente de Todos admiten estar ‘confiados’, sus principales figuras políticas afinan los detalles para lo que será la recta final de un triunfo que esperan sea «abrumador, definitivo y sin chances de segunda vuelta». Alberto Fernández, Cristina Kirchner y Axel Kicillof, se reparten el protagonismo para liderar lo que queda de campaña, que en teoría inicia el 22/09.

Por los antecedentes del kirchnerismo, muchos esperaban que desde el Frente de Todos llevaran adelante una campaña confrontativa y ‘chicanera’, pero lejos de eso, los referentes opositores han decido llevarla con mucha calma, teniendo en cuenta que ahora, los 15 puntos de ventaja que sacaron en las PASO les da tranquilidad de que probablemente, el triunfo en octubre se repita sin inconvenientes.

Y es que no solo desde el Frente de Todos ya se respiran aires de victoria, sino que en varios países ya tratan al candidato presidencial Alberto Fernández como si lo fuera. Actualmente se encuentra en España, fue con la excusa de dictar charlas a estudiantes universitarios, pero en realidad, Alberto Fernández fue con su mira bien puesta en el centro, teniendo en claro con quién quería reunirse y con quien no.

Durante su estadía en España el candidato presidencial eligió a quien decirle «no» y políticamente correcto evitó juntarse con los líderes del partido español Podemos. Fernández fue más allá, y prefirió acercarse a Pedro Sánchez, con quién se reunirá este jueves en ese país.

Pedro Sánchez, también conocido como «el judas de la política», es el líder el PSOE y en las últimas elecciones de ese país se catapultó como un gran líder socialista.

La reunión con Sánchez sorprendió incluso dentro del frente opositor, pero lo que más causó sorpresa fue el rechazo a sostener un encuentro con Podemos, que tiene desde sus inicios, fuertes vínculos con la expresidente Cristina Kirchner, lo que deja claro que Alberto Fernández marca cada vez más su autonomía, a pesar de las preferencias y vínculos que tiene CFK.

Además, con este ‘sutil’ rechazo a Podemos, Alberto deja claro que quiere marcar distancia con la izquierda más dura y acercarse más al centro, para así abrirse las puertas a Europa «desde otra perspectiva», dicen desde su círculo.

Mientras todo eso pasa en España, quien tomó la batuta en la Argentina fue la senadora y candidata a vice, Cristina Fernández de Kirchner, quien regresó de Cuba -donde está internada Florencia- para hacer una especie de ‘suplencia’ a su compañero de fórmula y seguir ‘preparando el terreno’ para lo que resta de campaña electoral.

Su primera aparición después de las PASO la realizó el fin de semana pasado en La Plata, donde presentó su libro Sinceramente y aprovechó de hacer críticas al Gobierno del presidente Mauricio Macri, incluso, ese día lo tildó de «mal ser humano».

Con un perfil más moderado, CFK ha tratado de llevar la campaña lo más ‘serena’ posible, pero con la ausencia de Alberto F, no le quedó más remedio que ‘disparar’ algunos misiles al oficialismo para seguir dando la pelea en el camino hacia el 27/09.

«La sensación que tengo es rara. Lógicamente es de alegría pero también siento que estamos viviendo una realidad tan terrible», dijo el fin de semana la expresidente CFK refiriéndose a la crisis económica.

Este martes 03/09 volvió a aparecer, pero esta vez desde el Instituto Patria, donde recibió al líder de izquierda francés, Jean-Luc Mélenchon. La visita fue publicada en la red social Twitter y la reunión se basó en criticar el desempeño del FMI y su relación con la Argentina. En paralelo, criticaron a Macri y a Macron.

La tercera figura ‘pesada’ del Frente de Todos es el candidato a Gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, que inicialmente sostuvo una confrontativa campaña contra su rival, María Eugenia Vidal, pero que posteriormente, se centró en visitar diversas zonas del conurbano y así poder captar la mayor cantidad de votos posibles para darle a Vidal «la estocada final», y convertirse así en el nuevo Gobernador.

Su agitada campaña se vio interrumpida con la muerte del intendente de Hipólito Hirigoyen, Jorge Cortés, que falleció en un accidente de tránsito en la ruta justo cuando regresaba de una reunión con el mismo Kicillof.

Ahora, Kicillof se prepara para hablar ante los empresarios: Expondrá, como candidato, en un evento de la Unión Industrial bonaerense, donde ya estuvo Vidal.

Será este miércoles 04/09 a las 14.30 en Costa Salguero, donde el candidato asegura que hablará de lo que más sabe: economía. Y además, aseguran que enviará «señales de diálogo» a los empresarios, con los que actualmente, el Frente de Todos no tiene un vínculo muy positivo.

Compartinos: