Negocios son negocios

La mitad de los legisladores del interbloque kirchnerista porteño atraviesa la incomodidad de tener que votarle todo al PRO para colarse en algún organismo de la Ciudad a partir del año que viene. Incluso quienes tienen mandato hasta 2015 intentarán ser designados en la Defensoría del Pueblo.

La mitad de los legisladores del interbloque kirchnerista de la Legislatura porteña se encuentra en la incómoda situación de congraciarse con el PRO para obtener un cargo a partir del año que viene.

Siete legisladores de los bloques del Frente para la Victoria, Nuevo Encuentro y el ibarrismo buscan colarse en algún organismo público y para eso deberán votarle todo al PRO en lo que resta del año.

Incluso algunos proyectos que ningún legislador le votaría al macrismo en otro momento, como la venta de terrenos públicos a Adrián Suar para crear un Centro Audiovisual en Palermo o la construcción de un shopping en Caballito.

Cinco de ellos se quedaron afuera de las listas y por ende no renovarán sus bancas el 10 de diciembre. Incluso hay dos legisladores que tienen mandato hasta 2015 y también quieren irse de la Legislatura.

Fue el propio presidente del interbloque K, Juan Cabandié, quien encabezó la hégira cuando pidió encabezar la lista de diputados nacionales del Frente para la Victoria. Cabandié pidió irse porque el titular de La Cámpora, Andrés “Cuervo” Larroque, le iba a intervenir el bloque.Un caso curioso es el de los legisladores que provienen de los gremios docentes. En las elecciones de 2009, los docentes tuvieron una representación nunca vista en las listas porteñas de la oposición. Cuatro dirigentes que provenían de los gremios de los educadores obtuvieron una banca. Este año, los maestros se quedarán sin representación opositora en la Legislatura.


Tres de ellos son K: Francisco “Tito” Nenna, María Elena Naddeo (del bloque de Aníbal Ibarra) y Delia Bisutti (Nuevo Encuentro). Nenna y Bisutti no ingresaron en ninguna de las dos listas que presentó el kirchnerismo. Naddeo fue segunda en la colectora que encabezó Pablo Ferreyra, pero se quedó afuera.

Bisutti es una de las postulantes para la Defensoría del Pueblo, el organismo que a partir del año que viene tendrá más de 280 millones de pesos de presupuesto. Allí también quieren ir los legisladores kirchneristas Alejandro Amor y María Rachid, pese a que tienen mandato hasta 2015. Quien tiene mayores chances de reemplazar a Alicia Pierini en la defensoría es Amor, puesto que además de contar con el consenso del PJ y el PRO, tiene el respaldo de La Cámpora, que ganará una banca con su partida. “Está en un 80 por ciento cerrado”, dijeron a este medio desde la Legislatura.

Naddeo y Nenna tienen un futuro incierto, al igual que otro de los legisladores K que quedó afuera de las listas: Mateo Romeo, que responde al titular del Suterh, Víctor Santa María.

En el kirchnerismo se habla de un desembarco de Tito en el ministerio de Educación de la Nación que encabeza Alberto Sileoni. La otra alternativa que tiene Nenna es pelear con Naddeo, Romeo y Lubertino por un lugar en el Ente de Servicios Públicos, que renueva sus autoridades.

También está la posibilidad de crear nuevos cargos dentro de organismos como la Defensoría o en la Justicia, como sucedió con la ex legisladora de la Coalición Cívica, Diana Maffía, a quien le crearon un puesto en el Consejo de la Magistratura a fines de 2011.

Deja una respuesta