Nicolás del Caño presentó un proyecto para prohibir el uso de sustancias contaminantes en la minería

El diputado nacional de izquierda, Nicolás del Caño elaboró y presentó un proyecto de ley para prohibir el uso de sustancias contaminantes en la minería y la minería metalífera a cielo abierto en todas sus etapas y en todo el territorio nacional.

El diputado del PTS-Frente de Izquierda Unidad lo presentó este lunes 22 de marzo a propósito del Día Mundial del Agua, por el que hubo movilizaciones en todo el país para denunciar las “consecuencias que de conjunto tiene el extractivismo sobre este bien natural fundamental”.

La iniciativa de Del Caño, que cuenta con el acompañamiento de la diputada Alcira Figueroa (FDT), se inspira en las luchas históricas contra la minería contaminante a nivel nacional, como en Mendoza, Chubut, San Juan, Catamarca y La Rioja. “Sabemos que solo la lucha y la movilización del pueblo, la juventud y la clase trabajadora pueden derrotar esta ofensiva de saqueo y contaminación”, afirmó el diputado.

“El avance de la megaminería asociada a empresas multinacionales como Barrick Gold es una política compartida transversalmente por los partidos capitalistas de la Argentina”, se puede leer en sus fundamentos.

La megaminería contamina y saquea cursos de agua, daña la biodiversidad y no genera puestos de trabajo reales y a largo plazo, dice Del Caño, quien cita que en 2017 hasta el Parlamento Europeo solicitó la prohibición del cianuro en minería, que el lobby minero, algo muy extendido también en Argentina, logró impedir que se convierta en norma aplicable.

Las multinacionales externalizan los riesgos ambientales y eligen países como Argentina, Brasil, Chile y Perú, que los Gobiernos entregan como “zonas de sacrificio” y cuyas comunidades padecen emergencia hídrica, que, además de afectar el consumo de agua y la agricultura, llega a imponer turnos hasta para regar jardines o lavar autos.

“La lucha por salvar nuestra cordillera, nuestros ríos y glaciares, la vida de nuestras comunidades es parte de la lucha por darle un futuro a la juventud, que no es otra cosa que darle un futuro al mundo”, agregó Del Caño, que además, a través de su proyecto espera dar herramientas para pelear por un cambio profundo en la matriz productiva, ‘sin los condicionamientos del extractivismo’, a través de la nacionalización del petróleo, que permitiría usar la explotación y refinación convencional para financiar un plan de obras públicas que ayuden a mejorar el uso del agua, atender la necesidad de viviendas, fijar tarifas de combustibles y servicios que dependen de este, y “financiar un plan de reconversión profunda y estratégica hacia una matriz energética limpia y renovable” para abandonar progresivamente los combustibles fósiles que aportan al calentamiento global y la contaminación del planeta.

Deja una respuesta