El presidente de la Cámara de Diputados de Corrientes, Pedro Cassani, se abstuvo de declarar en la indagatoria por presunto enriquecimiento ilícito para la que fue citado por la justicia provincial, informaron fuentes judiciales.

Cassani, reelecto en junio pasado como diputado por la alianza Encuentro por Corrientes, se presentó en el Juzgado de Instrucción N° 3 de Corrientes, a cargo de la jueza Josefina González Cabañas, en el marco de una investigación por presunto enriquecimiento ilícito iniciada en 2016, y que recae actualmente en el fiscal Gustavo Roubineau.

Fuentes de los tribunales correntinos informaron a Telam que el legislador se ajustó a derecho, pero no declaró ni presentó documentaciones, en la investigación en la que está imputado junto a un hijo.

El diputado, que preside el partido Encuentro en Libertad (ELI), tiene inmunidad de arresto, pero no de proceso, aunque según el Código Procesal Penal de Corrientes, antes de ser procesado debe ser desaforado, explicaron fuentes del Poder Judicial a Télam.

La investigación sobre Cassani y su hijo Diego acumula 17 cuerpos en un expediente que se inició en agosto de 2016, y que surgió en la justicia federal tras el desmantelamiento de una financiera clandestina llamada Pyramis.

En cajas de seguridad abiertas a nombre de Cassani, con su hijo como “autorizado”, fueron hallados 1.109.400 pesos y 578.771 dólares que no figuran en sus declaraciones patrimoniales ante la AFIP, según indica el tramo federal del expediente.

Pyramis, abierta como cooperativa pero que fue clausurada por intermediación financiera ilegal, tiene siete directivos procesados por ese delito y por lavado de dinero.

Compartinos: