Hace más de 15 años que Norberto Di Próspero es secretario general de la Asociación del Personal Legislativo (APL) y asegura que hace lo que ama. Aunque reconoce que dejó de lado realizaciones personales y afectivas, sigue la vocación en la que lo encaminó su padre: estar al servicio de la gente, en su caso, de los trabajadores del Congreso de la Nación.

En el 2004 inició ese camino cuando fue elegido para estar al frente de APL, y la confianza en él depositada por los afiliados se ha ido renovando en los últimos 15 años. Su gestión es sin dudas exitosa. A lo largo de su carrera gremial y política, ha logrado 32 aumentos salariales y el gremio se reafirmó con 10 mil afiliados. Ahora anticipó, en exclusiva a NCN, que se postulará el año entrante por un nuevo período al frente del gremio.

La confianza que le brindan los afiliados y su convicción ética y de vida han llevado a Di Próspero a querer seguir haciendo su aporte en APL. Si bien había pensado en retirarse, porque cree que hay que darle lugar a los más jóvenes, con el cambio de Gobierno ahora está convencido de que es un deber sentirse parte del proyecto político que se avecina en país de la mano de Alberto Fernández.

“Uno con el paso del tiempo deja de tener una diferenciación entre lo personal y lo político, yo tengo una decisión personal tomada y la tuve desde el mandato anterior, pero ahora desde lo político me condiciona. Yo me debo a mis compañeros, me debo a este proyecto y creo que tiene que perdurar en el tiempo, pero creo que debo aportar para consolidarlo 4 años más. En 2020 seguramente voy a ser candidato. Mis hijos comprenden mi lucha y acompañan y eso me enorgullece”, dijo el líder de los legislativos.

En el diálogo que mantuvo con este medio, Di Próspero marcó que “las gestiones no son de una sola persona, sino de un conjunto de personas, y el éxito de esas gestiones tiene directa relación con el acompañamiento que te brinden los trabajadores”.

Sostuvo que “siempre digo que una comisión directiva, o en este caso, una secretaría general que es lo que conduzco, puede llevar adelante un proyecto y puede conseguir derechos para los trabajadores siempre y cuando la gente lo acompañe y confíe en él”.

Sobre el éxito que ha tenido durante su tarea al frente de APL, Di Próspero consideró que  «lo más importante es que el dirigente debe saber cuál es el rol que verdaderamente ocupa. Mientras un dirigente sepa que él no tiene poder, sino que el poder que tiene lo tiene transferido por sus compañeros, está entendiendo cuál es su rol”.

Recordó que ingresó a trabajar en el área de la Biblioteca del Congreso a los 19 años, en 1984, y compartió con sus compañeros el malestar que existía tras 12 años sin aumento salarial y hasta “había que levantarse del asiento y hacer reverencia a un senador si pasaba por al lado. Queríamos cambiar lo que estaba mal o era injusto”. En esa situación, contó que “armamos una lista, la verde y blanca”, que ganó la elección en 2004. Lamentablemente su padre y mentor falleció cuatro días antes de la elección que lo llevó a conducir el gremio.

Sobre su gestión, destacó que una de sus prioridades es que exista la equidad y la democracia sindical en APL, la cual se ve reflejada en la enorme participación de los afiliados y en la creación de todas las secretarías del sindicato para cubrir las necesidades de las gente.

“Los trabajadores votan a un dirigente gremial, y le transfieren el poder, si el dirigente gremial cree que tiene poder por sí mismo le gana la soberbia, pierde la humildad, se aleja de la gente y posiblemente allí la gente lo termine castigando o en el peor de los casos se convierte en autoritario y a perseguir a la gente que no esté de acuerdo con él y no permite una democracia sindical como la que tiene que existir”, describió el dirigente.

Di Próspero es optimista de cara a la elección de APL el próximo año y considera que puede seguir construyendo como líder de esa organización y ganar nuevamente la votación. Él sabe que APL es “un gremio distinto, de cara a la gente, tenemos una ley diferente a los demás, nosotros no somos empleados del Estado sino legislativos, tenemos siempre paritarias, actos, debates, participación de los afiliados, que se enmarcan en la permanente lucha en defensa de los trabajadores ”, dice , por lo que es probable que la gente siga apoyando durante 4 años más su gestión.

Destacó también en APL el trabajo por la equidad y la igualdad respecto al derecho de la mujer son centrales, y con orgullo resalta que el gremio fue adelantado en muchos temas que ya se impusieron en la sociedad. Apunta las acciones del sindicato en materia de derechos humanos, la tarea en perspectiva de género, el protocolo laboral, en el l área de cultura, turismo, acción social, los profesionales, la capacitación, la diversidad sexual, prevención de adicciones entre tantos derechos conseguidos.

“APL es un gremio muy importante hacia adentro y hacia afuera”, aseguró Di Próspero e incluso también habló sobre los cuestionamientos que ha tenido este gremio respecto al funcionamiento de la Obra Social, que llegó a ser criticada por una Senadora nacional de Cambiemos y expresó su molestia a través de un proyecto de Ley. “Han hecho ese proyecto personas que no conocen nada sobre cómo es el funcionamiento de la Salud en la DAS. No saben cómo fue creada la obra social ni cómo funciona”, aseguró.

Di Próspero aclaró que la DAS “no es una obra social, es una dirección de ayuda social que no está dentro del régimen de obras sociales. Esta dirección de Salud no está sindicalizada, esto es un sistema solidario, que desde el que más cobra hasta el que menos cobra tienen todos los mismos servicios, el mejor servicio, la mejor clínica, es un sistema solidario, y lamentablemente en Argentina se está perdiendo un poco la solidaridad”.

Sobre el gobierno de Mauricio Macri, consideró que fueron “los peores 4 años después de la vuelta de la democracia que sufrieron los trabajadores y el pueblo argentino”. Recordó que la administración de Macri quiso cerrar la biblioteca del Congreso Nacional, “el presidente dijo que había que cerrarla, logramos que volvieran 2000 personas a sus puestos de trabajo a quienes habían echado por decreto, creo que ahí es donde se demuestra, primero el acompañamiento de la gente de nuestra parte, y segundo, el verdadero nivel de inteligencia, de estrategia y de táctica de un dirigente sindical”, afirmó.

Di Próspero no se califica como un dirigente sindical “combativo”, ya que a su juicio ese papel no termina solucionando los problemas de fondo de los trabajadores. Él dice que prefiere “ver de qué forma se puede mantener la fuente de trabajo y esperar que pasen las coyunturas políticas que están en contra de los trabajadores y los que menos tienen, y recuperar lo que se tenía, que eso fue lo que hicimos nosotros durante estos 4 años de este Gobierno que se va”.

En cuanto a la gestión que iniciará Alberto Fernández, Di Próspero destacó que “yo soy peronista desde siempre, Perón decía que el movimiento obrero era la columna vertebral del movimiento nacional justicialista. Creo que el movimiento obrero tiene que ir a la unidad, no hay margen para la división y los intereses personales y egos, considero que a través de la unidad nos vamos a encolumnar con este nuevo Gobierno nacional y popular y ayudar a que salgamos adelante” afirmó Di Próspero, pero advirtió que los índices que deja el Gobierno saliente son alarmantes.

“Hay que hacer un plan de urgencia inmediato con estas cifras que dejaron, muchos piensan que no vamos a pedir nada, sí vamos a pedir bonos y aumentos, siempre vamos a reivindicar los derechos de los trabajadores, pero también somos conscientes de que dejan un país colapsado, entonces vamos a estar al lado de este Gobierno para salir adelante”, agregó.

Finalmente, Di Próspero dijo que es común que los afiliados se le acerquen para darle las gracias por la gestión que lleva adelante, pero en realidad es él el que debe agradecer a todos los que lo sostienen: “Le doy gracias a mis compañeros por haberme dado la oportunidad de hacer la actividad que amo. Yo amo esto, para mi no es una vocación, esto es un acto de amor”, que aspira a renovar en 2020.

Compartinos: