Las imágenes de campaña de Cristina Fernández de Kirchner hablan más que mil palabras y es justamente eso lo que intenta transmitir al electorado, no mostrarse, no hablar, evitar la radio y la televisión. Es decir, competir desde la cueva. Y cuando aparece, mostrar a la abuelita buena que regresa a casa con regalos para todos los nietos. Recuerdo hace ya muchos años, un capítulo de aquella serie televisiva llamada “La Familia Ingalls”, en ella, la abuela materna (mamá de Caroline) venía a vivir un tiempo al rancho; imagínense lo que era esa ‘santa’ rodeada de aquella preciosura de familia. Bueno, esa es la imagen insólita de Cristina. Es verdad, el kirchnerismo nos sigue tomando de boludos. Ya no cabe ninguna duda.

Ahora bien, esto que parece un cuento de Landriscina, no es nada más que el rostro verdadero de la impunidad, de creerse que el relato funciona y a los efectos, nos someten. Aún no se enteraron que perdieron la elección presidencial del 2015, Cristina cree que está compitiendo por la presidencia contra Mauricio Macri. A ver, ¿nadie del entorno se anima a decirle que los pocos votos que tiene ya no son a nivel nacional, ni de la provincia de Buenos Aires, ni de la Tercera Sección Electoral, sino que su único capital político en términos generales quedó reducido al partido de La Matanza?

Por eso digo, que el kirchnerismo no termina de bajarse del pony. Están mirando la pelea por debajo de la lona, no en la lona; pero aprisionaron tanto poder que no logran ver cómo quedo delineado el campó de batalla. No ven que la tropa que pudo sobrevivir, esta anémica, acorralada en las áreas en las cuales quedaron cuando fueron vencidos sin piedad por Cambiemos. Son el último Pelotón Fantasma del régimen que se amontonan en La Matanza.

Cristina no va a perder contra Macri ni María Eugenia Vidal, Cristina va a perder contra un muchacho simpático de muy buena voluntad que lo pusieron justamente allí, para que le haga morder el polvo de la derrota, para humillarla en forma definitiva, para que muera -políticamente hablando- en el Senado de la Nación. El segundo lugar es indigno, pero viene acompañado de Impunidad, que es lo que la abuelita Ingalls está buscando desesperadamente.

La última semana es para no dormirse y dicen, que algunos funcionarios políticos del gobierno nacional, han bajado línea para que sólo hablen Macri, Vidal, Carrió, Larreta y Marcos Peña, para que a nadie se le escape una frase poco feliz o temas políticamente incorrectos o como dice un viejo amigo… no se disparen un tiro de carabina por la mañana en los testículos, menos ahora que ya están pisando la recta final. El último sprint.

El mensaje que se va a volcar al electorado es sencillo, ir a votar hasta con muletas; el domingo 13 de agosto nadie pide médico, con 43° se va a votar. Sólo los mayores de 100 se pueden hace la rata, el resto, bien temprano a ganar las calles, que los grupos whatsapp sirvan para llamar al lento, para despertar consciencia de lo que se juega en esta elección. Debe ser un domingo de fiesta en todo el país, pero mucho más en la provincia de Vidal y mucho más en la Primera y Tercera Sección Electoral, allí al que se duerme lo velan, allí todos son fiscales de todos. La batalla aún no comenzó, pero si ustedes quieren… va a terminar ese día.

*Periodista-Escritor

@naranjo_claudio

 

 

Compartinos: