Por Federico Gaston Addisi *


 

El 14 de junio se cumple un nuevo aniversario de nuestra derrota –transitoria- en Malvinas. Resultado que no empaña en nada la justicia del reclamo argentino por nuestra soberanía sobre las Islas, ni tampoco, vamos a decirlo aunque sea políticamente incorrecto, no le quita un ápice de gloria a la Gesta del 2 de abril y al heroísmo de nuestros combatientes.
Por vía diplomática, aunque para ello creemos necesario tener unas FFAA armadas capacitadas y equipadas capaces de ejercer un “efecto de disuasión”, nuestras Islas volverán a estar bajo nuestra soberanía. Pero para esto también es necesario malvinizar. Suelo decir y repetir que para ARGENTINIZAR hay que MALVINIZAR.
Y a esto apuntamos con este artículo. A no caer entre las voces derrotistas y lacrimógenas. Pero también a desenmascarar un mito que, por la importancia que la clase dirigente y la prensa nacional le otorgan, pasa a ser para nosotros un símbolo de lo que significa la falacia, el oportunismo y la desmalvinización.
Nos referimos al ex Presidente, el Doctor Raúl Alfonsín.
Se ha caído en el lugar común de exaltar al “padre de la democracia” como al único político que se opuso a la guerra de Malvinas. Como si eso fuera un mérito. No sólo no lo es sino que lo que se ha instalado como verdad revelada es falso. Hace poco tiempo algunos sectores de la UCR contribuyeron a la campaña con un afiche que rezaba “hubo uno que no fue”. Se aludía a la doble condición de no haber viajado a las islas cuando fueron recuperadas, y a no apoyar la Gesta contra el colonialismo británico que derivó en la guerra de Malvinas. Y por eso aquí hablamos de falacias. Si bien es cierto que Alfonsín no viajó a las islas, no es verdad que UNO DE LOS PRINCIPALES DESMALVINIZADORES, no haya apoyado la recuperación del 2 de abril. Esto quizás resulte sorprendente para algunos. Otros pueden creer que pretendemos reivindicar al ex presidente en este asunto. Nada de eso. Lo que pretendemos es exhibir la verdad y sacar de la ignorancia montada por el sistema a nuestros compatriotas. Lejos de querer reivindicar a Alfonsín, lo que vamos a demostrar es su oportunismo, su falsedad, en definitiva, mostrarlo como lo que fue, un Tartufo que cuando se alzó con el poder “olvidó” sus declaraciones vertidas en 1982 y encaró una campaña de descrédito y desmalvinización contra las FFAA como no se tiene memoria.
Pero no vamos a abundar en conceptos y vamos a reproducir sin anestesia lo que decía Raúl Alfonsín sobre la recuperación de las islas el 2 de abril:

(Bahía Blanca, 3 de abril de 1982): “La ocupación (sic) de las Malvinas es una vieja aspiración de los argentinos sin distinción de banderas políticas, que se efectúa a raíz de la permanente negativa de Gran Bretaña de reconocer nuestros derechos. El episodio pone de manifiesto que los argentinos sabemos unirnos para la defensa de las causas grandes y que estamos maduros para ser cada vez mas eficaces para colocar en el lugar que corresponde a la Argentina, en el concierto de las naciones del mundo. A esta medida debe seguir la defensa en todos los terrenos del patrimonio nacional”.

(Santa Fe, 8 de abril de 1982): “La recuperación de las Islas Malvinas efectuada por nuestras FFAA constituyen un hecho admirable por la extrema delicadeza del operativo realizado por nuestros soldados. Se debe destacar el hecho que los pobladores de la isla no sufrieron ni siquiera un rasguño constituyendo en un hecho sin precedentes en acciones militares de estas características. (En tanto que) la adhesión espontánea del pueblo no supone la renuncia a la crítica. Los hombres de la democracia argentina no podemos desertar de esa responsabilidad de reivindicar nuestra soberanía, por la que hemos luchado toda nuestra vida. La opinión democrática internacional no debe confundir el juicio crítico que merece la gestión (del gobierno de facto) de un reclamo que une al país”.

Hasta aquí las palabras de Alfonsín las que lo muestran al desnudo. Un falso patriota que cuando todo el pueblo argentino se unificó tras sus soldados en defensa de nuestro territorio, no dudó en treparse a la ola triunfalista. Con el resultado puesto, derrota –transitoria- mediante, exhibió su verdadera cara. La del odio hacia todo lo que huela a nacional y a las FFAA en particular. Y esta última etapa es la que admiran y reconocen los “mass media”. Pero para que el mito no sufra fisuras era necesario ocultar al otro Alfonsín. Al que seguramente sin sentirlo, apoyó la guerra de Malvinas.
Para los incrédulos reproducimos en esta nota los cables originales de la agencia Telam que contienen las declaraciones que hemos extractado. Y decimos finalmente: TERMINEN CON LA MENTIRA DESMALVINIZADORA. Hasta el propio Alfonsin, por interés o no, apoyó la guerra de Malvinas. Y por eso, porque a pesar de los afiches (que aquí también reproducimos), la causa de Malvinas es la causa de TODOS SIN EXCEPCION DE UNO O NINGUNO.
Finalmente, estimados lectores, los invitamos a terminar la nota con lo que creemos es el grito más oportuno para una fecha dolorosa como el 14 de junio: MALVINAS VOLVEREMOS! 649 RAZONES AUN ESPERAN!

 

afichejr

 

Alfonsin ( unidos en las causas grandes ) Alfonsìn- recuperaciòn admirable

FEDERICO GASTON ADDISI es dirigente justicialista (historiador y escritor), director de Cultura de la Fundación Rucci en CGT, miembro del Instituto de Revisionismo Historico J. M. de Rosas, miembro del Instituto de Filosofía INFIP, diplomado en Antropología Cristiana (FASTA) y diplomado en Relaciones Internaciones (UAI).


 

fedeaddisi@hotmail.com

TW @fedeaddisi

Compartinos: