Pablo Tonelli desafía a los kirchneristas y defiende a Conte Grand

El diputado nacional del PRO Pablo Tonelli defendió al procurador bonaerense, Julio Conte Grand, a quien eximió de cualquier responsabilidad en el caso del supuesto armado de causas judiciales contra el jefe de la seccional platense de la UOCRA, Juan Pablo «Pata» Medina, y desafío al kirchnerismo a que «encuentren un dictamen» que «muestre una orientación político partidaria».

El legislador de Juntos por el Cambio dijo estar «convencido de que el kirchnerismo ha iniciado desde hace tiempo una persecución política contra Conte Grand» y apuntó a la senadora del Frente de Todos, Juliana di Tullio, y al gobernador bonaerense, Axel Kicillof.

En otro orden, Tonelli reconoció que el plazo de 120 días que otorgó la Corte Suprema para aprobar una reforma de la ley orgánica del Consejo de la Magistratura -que él integra en representación de Diputados- es «exiguo», dijo en una entrevista con la agencia NA, y recalcó la necesidad de «ponerse de acuerdo» con el Frente de Todos en ese tema.

– La Corte estableció un plazo de 120 días contando desde diciembre para una reforma de la ley del Consejo de la Magistratura. ¿Dan los plazos para tratarlo en el Congreso?

– Desde el Consejo le hemos pedido al presidente que efectivamente incluya el tema en sesiones extraordinarias porque no tenemos duda de que la mejor alternativa y solución a los cambios que hay que hacer en el Consejo de la Magistratura por decisión de la Corte Suprema sería una nueva ley que establezca una nueva integración equilibrada y que resuelva las objeciones que el máximo tribunal encontró en la ley vigente.

– ¿Está de acuerdo con las objeciones de la Corte?

– Sí, claro. La objeción central es la falta de equilibrio entre los estamentos, lo cual es muy ostensible.

– ¿Dan los tiempos políticos para poder aprobar los cambios antes del 15 de abril?

– El plazo es exiguo, ya sea para que el Congreso sancione una ley o para que se incorporen los consejeros que deberían incorporarse. Deberíamos hacer lo posible por cumplir porque la sanción está escrita y es que el Consejo no podría tomar decisiones a partir del 15 de abril porque serían declaradas nulas.

– ¿Es posible que las dos grandes fuerzas puedan ponerse de acuerdo en medio del clima de tensión política que hay?

– La ley Orgánica del Consejo requiere de una mayoría agravada, es decir, 129 votos favorables en Diputados y 37 en el Senado. No se puede llegar a ese numero si no nos podemos de acuerdo entre las dos fuerzas mayoritarias. Tenemos que ponernos de acuerdo. Sería lo ideal y lo correcto. Si lo vamos a lograr o no, no lo sé.

– ¿Qué opina del escándalo de los videos de la AFI y de la frase del ex ministro de Trabajo Marcelo Villegas sobre una «Gestapo», por la que pidió disculpas?

– La frase claramente fue muy desafortunada. No sólo no la comparto sino que la condeno. De todos modos, es raro que se difunda ahora. El kirchnerismo ha querido ver allí alguna suerte de acuerdo del procurador Conte Grand, pero resulta que la causa de Medina ya estaba tramitándose en la Justicia federal. Lo condenó el juez federal de Quilmes, Luis Armella. No un juez provincial. De modo que Conte Grand no tiene nada que ver porque es procurador provincial. No veo la conexión.

– Conte Grand fue visto almorzando con Macri, y muchos sospechan que existe un alineamiento partidario…

– No me parece que a partir de una foto de un almuerzo puedan sacarse esas conclusiones. Conte Grand fue fiscal en la Ciudad de Buenos Aires con Macri como jefe de Gobierno. Eso hace que tengan una relación. Que almuercen en un lugar público de ninguna manera explica que haya un alineamiento o que Conte Grand reciba directivas. Lo único que se puede concluir de dos personas que estaban almorzando juntos es que se conocen. Todo lo demás son conjeturas.

– ¿Hay persecución política desde el oficialismo a Conte Grand?

– Estoy convencido de que el kirchnerismo ha iniciado desde hace tiempo una persecución política contra Conte Grand. Desafío a los kirchneristas empezando por (Axel) Kicillof y (Juliana) Di Tullio a que encuentren un dictamen del procurador general en el cual se pueda ver que está impulsado por motivaciones políticas. Que encuentren un solo dictamen firmado que no sea ajustado a derecho y que muestre una orientación política partidaria. Cuando lo encuentren, entonces hablamos.

– ¿Qué opina de la designación de Ritondo como jefe de interbloque?

– El PRO es el bloque mayoritario, si bien también lo éramos en la anterior conformación. Me parece muy bien que la presidencia del interbloque recaiga en nuestro bloque. Dado que Ritondo es el presidente del bloque PRO me parece muy bien que sea el presidente del interbloque.

– Antes de la fractura del bloque radical parecía que Negri iba a seguir como jefe del interbloque…

– Estaba la posibilidad de que continuara, pero pesó más la propia decisión de Negri de no continuar. Él fue muy claro desde el principio. Quería ser solamente jefe del bloque radical. Eso pesó que alguna impugnación que pudiera haber habido.

– ¿Cómo va a hacer Ritondo para administrar las diferencias ahora que ya no son 3 bloques sino 10?

– Va a tener que pasar muchas horas en el Congreso y va a tener que hablar mucho. La situación dista de ser la ideal. Lo ideal sería volver a la situación originaria cuando teníamos tres bloques, correspondientes a los tres partidos originarios. Lo primero que deberíamos hacer es trabajar para que desaparezcan los monobloques y los bloques de pocos legisladores.

– ¿Está de acuerdo con el acercamiento de un sector del PRO al liberalismo de Milei?

– Más allá de los gestos y de los símbolos tengo muchas coincidencias con Milei y con Espert. Tengo coincidencias en la defensa de la libertad, de la autonomía individual, en la necesidad de reducir el déficit fiscal, en tener el margen de libertad para que todo el mundo pueda trabajar sin que el Estado te esté pisando la cabeza. De modo que no veo cuál es el problema para trabajar juntos.

– ¿Entonces está de acuerdo con ampliar Juntos por el Cambio incorporando a estos sectores del liberalismo?

– Sí. Los únicos sectores con los que no deberíamos aliarnos son el kirchnerismo y la extrema izquierda. Todo lo demás en principio perfectamente puede formar parte de nuestra coalición.

– ¿Qué opina de los dichos de Morales, respecto de que la deuda con el FMI la tomó Macri y por eso la oposición tiene que ir a escuchar ahora al Gobierno?

– Es un error conceptual atribuirle a Macri haber contribuido la deuda con el FMI. La deuda que Argentina tiene con los organismos multilaterales es el resultado de la acumulación de distintas gestiones. Néstor y Cristina tomaron deuda con organismos internacionales. Fernández tomó mas deuda en dos años que las que tomó Mauricio. Es un problema estructural de la Argentina que venimos arrastrando por décadas. No es culpa de un presidente o de otro. La deuda que tomó Macri fue para pagar la deuda que antes habían tomado gobiernos kirchneristas.