El senador nacional Oscar Parrilli se mostró a favor de la reforma judicial que enviará al Congreso el presidente Alberto Fernández y en ese sentido alegó que existe la «necesidad» de concretar una reforma judicial integral para terminar, con lo que el Presidente denominó, «los sótanos de la democracia».

Parrilli recordó que Alberto Fernández ya lo había anunciado con anticipación en su discurso de asunción, y en ese sentido, utilizó sus mismos dichos -los sótanos de la democracia-:

«Los sótanos de la democracia son esta connivencia que existía entre los organismos de inteligencia, medios de comunicación, algunos jueces y fiscales, funcionarios del Poder Ejecutivo, que habían establecido todo un sistema de espionaje político», remarcó Parrilli.

Además, el senador remarcó que esa persecución no estuvo dirigida sólo a políticos.

«Un sistema de espionaje y persecución a políticos opositores, pero no solo dirigentes políticos, sino a dirigentes empresariales, sindicales, y jueces. Entonces, creo que sinceramente es necesario llevar a cabo una reforma de la justicia», argumentó el senador, miembro de la comisión bicameral que investiga el supuesto espionaje ilegal practicado durante el gobierno de Mauricio Macri.

Según Parrilli, se necesita una reforma judicial que garantice que «los fallos de los jueces estén inspirados en la Constitución, en la ley y en las pruebas que tengan».

  • Durante la entrevista que le dio a la agencia Télam -radio-, Parrilli insistió con que «en los últimos cuatro años, durante el macrismo, la justicia fue un instrumento de la persecución política que se hizo en la Argentina» y que se conoció «como lawfare o guerra jurídica», dijo.

En ese contexto, Parrilli añadió: «No te hacen desaparecer pero te intentan eliminar de la escena política mediante este mecanismo de utilización de sistemas de la justicia, el espionaje y los medios de comunicación».

Sobre su participación en la comisión bicameral que investiga el presunto espionaje ilegal, el senador manifestó: «Ojalá que lo que nos contaron sea mentira, que no sea así porque, de ser cierto lo de Macri y su equipo en inteligencia y espionaje, tenemos que preocuparnos todos los argentinos».

Parrilli se mostró crítico del rol de los «medios masivos de comunicación» de los que, dijo, no hay que esperar que «tengan una actitud periodística de búsqueda de la verdad, del bien común» porque sería como «pedirle peras al tomate».

  • En ese contexto, sostuvo que la vicepresidenta «Cristina y toda su familia, sus hijos Florencia y Máximo, fueron el centro fundamental de la persecución política» durante los últimos cuatro años.

Eso sucedió «por lo que Cristina representa, que son los intereses de las mayorías populares», opinó.

«Trataron de destruirla y eliminarla de la escena política, pero no lo lograron, todo lo contrario, hoy ella es la vicepresidenta de la Nación», subrayó Parrilli y destacó el «estoicismo» y «la dignidad» con la que la ex jefa de Estado sobrellevó esos embates.