El jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña, afirmó que así como no se adjudicó las victorias del oficialismo, ahora no cree «ser el único responsable» de la derrota de Juntos por el Cambio en las primarias abiertas simultáneas y obligatorias (PASO) del 11 de agosto.

A Juntos por el Cambio» le «faltó más calle» durante la campaña, pero «el sacudón» sufrido en las PASO ayudó para «recuperar una mística menos cómoda», opinó en una entrevista que publica hoy el diario La Nación.

«No subestimamos la intensidad del mensaje que recibimos, pero tampoco aceptamos que sea un mensaje definitivo», afirmó

Peña remarcó que «se está corrigiendo» cada equivocación cometida de cara a las PASO, que «siempre supimos que era una elección difícil».

«Nos votaron casi ocho millones de argentinos, número parecido al de la primera vuelta de 2015, y creemos que hay un componente muy fuerte de valores, ideas y una apuesta al futuro», apuntó el jefe de Gabinete.

El resultado de las elecciones pude explicarse en parte porque el Gobierno tuvo «un desgaste muy grande» producto de «muchos meses de recesión, caída del salario real y el desgaste que eso produce en los votantes», afirmó.

«Por eso pongo el foco en lo que viene, creo que estamos a tiempo porque no sentimos que hubo un mensaje de ruptura», subrayó.

«Creo que esa bronca que una parte de los votantes expresaron no lo hicieron convencidos de votar a otras alternativas, sino queriéndonos dar un mensaje», señaló al afirmarr que está «convencido de que es parte de un diálogo que continúa», .

«Ahora, nos reclaman que pongamos el corazón y construyamos un mensaje claro de cuál es la épica, y la épica no puede ser la macro. Eso no se siente. La épica es que podemos ser mejores, nos reclaman un liderazgo más humano, más cerca», comentó.

«No me corro. Pero como no me creí el dueño de los triunfos, ahora no me creo el único responsable de la elección», puntualizó Peña.

Compartinos: