La Cámara de Senadores aprobó la reforma previsional y fiscal por amplia mayoría y la derivó a la Cámara baja. Para garantizar la sanción de las leyes, el Gobierno debió cerrar un acuerdo con los gobernadores.

El presidente del bloque justicialista, Miguel Ángel Pichetto se quejó de la votación, en la que él mismo voto a favor. «Estas tres leyes formaron parte del acuerdo del Gobierno y los 23 gobernadores, que nadie se haga el distraído porque dentro estaba la cláusula previsional» y agregó: «Nos toca la ingrata tarea de votar esta ley porque acompañamos a los gobernadores».

«Está todo vinculado, nadie fue sorprendido ni le pusieron un arma en la cabeza. Todos sabían lo que firmaban. Vienen a gritarle a los senadores que son entregadores, que están en contra de los jubilados. Este proyecto es del Gobierno, ¿está claro?», planteó.

Luego, Pichetto recordó la reforma que hizo el gobierno de la Alianza, cuando Fernando de la Rúa estaba en la Casa Rosada y Domingo Cavallo era ministro de Economía. «Esas medidas de ajusto profundizaron la crisis», indicó.

Compartinos: