Mientras varias organizaciones sociales piden por el decreto de una Ley de Emergencia alimentaria, el senador y candidato a vicepresidente de Juntos por el Cambio, Miguel Ángel Pichetto, criticó a los piqueteros que llevan adelante protestas en diferentes ciudades del país: «No laburan, son parte del endeudamiento», dijo en referencia a los manifestantes que cortaron la calle ayer para pedirle al oficialismo que se decrete una Ley de emergencia tras los altos niveles de pobreza que registra la Argentina.

La masiva manifestación que se generó ayer 04/09 en varios CABA y varias provincias del país, en el que diversas organizaciones sociales reclamaron a Congreso Nacional se decrete una Ley de emergencia alimentaria, no cayó muy bien dentro del oficialismo, que, enfocados en poder al menos llegar al balotaje, consideran que este tipo de marchas y reclamos son parte de ‘operaciones políticas’.

En ese sentido, el senador y candidato a vice por el oficialismo, Miguel Ángel Pichetto, fue muy duro con las personas que cortaron calles y avenidas de Buenos Aires y otras ciudades del país, que ayer especialmente, pedían por la emergencia alimentaria.

«No laburan», dijo el senador. «Son parte del endeudamiento de la Argentina», agregó.

Pichetto hizo estas declaraciones en radio La Red, donde aseguró que «el Gobierno le ha dado todo a esta gente. Una parte vital del presupuesto que podría haber dedicado a las Pyme o a créditos de la producción y la generación de empleo», expresó.

Además, acuso a los manifestantes de querer alterar la situación. «Los piqueteros quieren conmocionar el espacio público. El 65 por ciento del presupuesto total está comprendido en planes, piqueteros, cooperativas de la pobreza, multinacional del cartón», afirmó.

Sobre la relación de Alberto Fernández con los grupos más radicalizados, Pichetto aseguró que el candidato kirchnerista debería «desligarse de los personajes de la izquierda dura que tienen ideas muy peligrosas».

Sin nombrarlo, le apuntó a Juan Grabois, el ideólogo de la reforma agraria.

«Estos pibes quieren hacer la Revolución Cubana», afirmó el senador. «Es una locura. Sus ideas atrasan, son viejas. Dejan aislada a la Argentina. Son delirios y marcan un gran nivel de irresponsabilidad», dijo.

Por último, sobre el pedido de dictar la emergencia alimentaria, el dirigente peronista advirtió que «no tiene sentido». «Nadie niega que no hay problemas, pero el Estado está presente», cerró.

Qué es lo que piden los movimientos sociales:

La Ley propone la creación del Programa Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional como instrumento para garantizar la alimentación de la población más vulnerable, menor de 16 años.

De este modo, se incrementan las partidas presupuestarias para merenderos y comedores comunitarios, y se contempla una distribución de 10 mil millones de pesos para fortalecer la asistencia.

Por su parte, Cambiemos se resiste a aprobar la ley de Emergencia Alimentaria con el argumento de que sus alcances ya están contemplados dentro de la Ley de Emergencia Social que el Congreso aprobó en diciembre de 2016.

Según el INDEC, la pobreza afecta al 46,8% de los menores de 14 años y el 14,5% de los chicos pasaron hambre en el último año.

Además, un informe difundido el pasado lunes 26 de agosto por la Universidad Católica Argentina asegura que cuatro de cada diez niños, niñas y adolescentes bonaerenses se alimentan en comedores comunitarios la mayoría en las escuelas, y que los niños del Gran Buenos Aires presentan grandes desventajas en materia de seguridad alimentaria frente al promedio nacional, ya que el 7,8% de ellos no consume ningún nutriente esencial.

Esto se potencia con un informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), que detalla cómo el gobierno nacional devaluó políticas sociales dirigidas a los menores, con recortes a la AUH, el Plan Qunita, Conectar Igualdad y la provisión de vacunas.

Compartinos: