La votación en el Senado de la ley de financiamiento de los partidos políticos se pasó para la semana próxima, luego de que el oficialismo y la oposición resolvieran posponer el tratamiento del dictamen en el recinto para terminar de pulir la redacción y definir algunos cambios sugeridos por los legisladores.

El proyecto, que entre otras modificaciones a la Ley 26.215 introduce la bancarización de los aportes y la vuelta de las donaciones empresarias a las campañas -prohibidas en 2009-, había sido enviado por el Gobierno al Congreso a mediados de julio del año pasado, apurado por la investigación en torno a la causa por irregularidades en los aportes en el marco de la campaña bonaerense del macrismo de 2017.

“Encarar una campaña como la que se presenta sin una nueva ley marco nos pone a todos ante una gravísima situación. Esta dilación no es buena, va a traer complicaciones. No se trata de una deuda, sino ya de un peligro”, apuró Ernesto Martínez, del Frente Cívico cordobés, durante la reunión de Asuntos Constitucionales.

El chubutense Alfredo Luenzo propuso incorporar una regulación sobre publicidad en las redes sociales para “tener una ley ajustada a los tiempos que corren”. En paralelo, la Comisión de Banca de la Mujer sugirió que, de los fondos que reciben los partidos en concepto de capacitación, el 30% sea destinado al financiamiento de la formación política de todas las mujeres dentro del partido.

El radical Ángel Rozas, solicitó ampliar la injerencia del texto a las señales extranjeras. “Sólo están obligados a cumplir con la ley los medios nacionales. Estemos todos en pie de igualdad”, señaló.

La senadora de Cambiemos Inés Brizuela y Doria sostuvo: “Toda modificación que no signifique volver atrás con los consensos que ya hemos logrado va a ser tenida en cuenta. Más teniendo en cuenta que estamos en año electoral y la sociedad nos pide acciones urgentes”.

Compartinos: