Presentan Proyectos para la reactivación del Astillero Río Santiago

Diputados organiza la presentación de dos iniciativa que apuntan a la recuperación del mercado para buques de bandera nacional y la reconstrucción de nuestra flota mercante, fluvial y de ultramar.

En este sentido, en el edificio Anexo se llevará adelante la exposición sobre los fundamentos de dos proyectos de ley que tienen como objetivo solucionar este problema: “Transporte por agua con reserva de carga” y “Fondo para el Desarrollo de la Industria Naval Nacional (Fodinn)”, cuyos últimos expedientes son el 1488-D-2022 y 1487-D-2022 firmados por la diputada nacional Mónica Macha.

El primero reserva para los armadores nacionales el 50% del mercado de fletes de ultramar que nos corresponde por derecho internacional. La reserva de cargas es el derecho soberano que posee cada país a transportar en buques propios hasta la mitad de lo que entra y sale de sus fronteras. Derecho internacional que los gobiernos nacionales, desde la década del 90 hasta ahora, despreciaron en pos del libre mercado con desastrosos resultados a la vista.

La ausencia total de transporte nacional en el comercio exterior argentino genera una pérdida superior a 7.000 millones de dólares anuales, hecho que a su vez encarece las importaciones y provoca una reducción efectiva en el precio de las exportaciones. De aplicarse la reserva de carga, le corresponde a la Argentina facturar hasta 3.500 millones de dólares de fletes, equilibrando y sanando dicho quebranto.

El segundo, grava con un 2% a los fletes que realizan las multinacionales anualmente, generando un fondo de 350 millones de dólares por año para financiar la reconstrucción de la Marina Mercante, reabrir los astilleros que cerraron en los 90 (Alianza, Príncipe Menghi Penco, Sanym, Mestrina, Astarza, Corrientes, Domeq García), reactivar y poner al máximo de su capacidad instalada al Astillero Río Santiago.

Teniendo en cuenta que el trabajo generado por la construcción de buques en los astilleros es aproximadamente un 40% del total de cada barco, que el abastecimiento de equipos e insumos a cargo de sus proveedores ocupan el 60% restante y que cada puesto de trabajo industrial genera no menos de 1,4 puesto más por cada uno en consumo y servicios;  se puede calcular el aproximado de empleos que el Plan Naval Argentino puede crear según los requerimientos de cantidad y características que requiere la flota mercante nacional. Y, vale destacar, que los cálculos son permanentes, y a largo plazo, dado que el ciclo de construcción se calcula en 35 años, y recomienza inmediatamente, ya que coincide con la vida útil de cada barco.

El Proyecto de la Diputada Macha, sostiene, en su argumento final que ante la realidad “lo único que está prohibido es decir «no se puede», porque perpetrar esta lamentable situación sí se pudo. Pero lo peor de todo sería poner distancia, ser «neutral», no tomar pardo; porque detrás de los números de estas estadíscas está nuestro pueblo que sufre”.