Promover la salud y el bienestar para todos y todas es un desafío que nos convoca. Una de las maneras más efectivas de responder a este desafío tiene que ver con generar y fortalecer entornos saludables clave para los niños, niñas y adolescentes. En ese aspecto, la escuela ocupa un lugar fundamental.

Por eso, la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) dedica la Semana del Bienestar este año a la creación de escuelas saludables e invita a estudiantes, padres, docentes y a la población de los países de las Américas a realizar actividades para sumarse a esta iniciativa entre el 14 y el 21 de septiembre.

¿De qué forma? Realizando acciones vinculadas a la alimentación saludable, la actividad física, el agua segura, la protección del medio ambiente, la generación de entornos seguros, la prevención de enfermedades no transmisibles (como diabetes, cáncer, enfermedades cardiovasculares y pulmonares), la promoción de la salud mental y todo aquello que tenga como objetivo hacer de las escuelas lugares más saludables y que favorezcan el bienestar.

Tanto a nivel global como en Argentina y otros países de la región de las Américas, el sobrepeso y la obesidad ya son serios problemas de salud pública, que inclusive constituyen una seria amenaza para muchos de los avances que en las últimas décadas han logrado incrementar la expectativa de vida.

Según las últimas estadísticas disponibles, el 62% de los argentinos adultos tiene exceso de peso, mientras que entre los adolescentes de entre 13 y 15 años el exceso de peso alcanza a casi el 30% y entre los niños, a casi el 10%, todas cifras con una tendencia al alza alarmante.

Teniendo en cuenta que la escuela es un ámbito prioritario para la generación de hábitos saludables que pueden proyectarse a la vida adulta, es tan urgente como importante garantizar que los entornos escolares y otros espacios frecuentados por los niños, niñas y adolescentes sean ambientes saludables, libres de promoción y/o venta de productos perjudiciales para la salud.

Con el compromiso de la comunidad, crear escuelas saludables es posible a través de diferentes actividades como, por ejemplo, realizar reuniones o talleres entre directivos, padres y docentes sobre posibles cambios para mejorar el entorno alimentario escolar. Una acción concreta y muy efectiva es que no haya oferta de gaseosas y bebidas azucaradas ni de comestibles -alimentos no saludables- tanto en el interior de los establecimientos como en los accesos a las escuelas.

Las dietas malsanas comienzan en la niñez y se acumulan a lo largo de la vida. La publicidad y otras formas de mercadotecnia de alimentos y bebidas dirigidas a los niños tienen un gran alcance y se centran en productos ultra-procesados con altos contenidos de grasas, azúcar o sal. Para promocionar esos productos se recurre a una amplia gama de técnicas que consiguen llegar a los niños en las escuelas, los maternales y los supermercados, a través de la televisión y de Internet, y en muchos otros entornos.

Organizar una feria de cocina saludable, una actividad lúdica para realizar ejercicios durante los recreos, exponer sobre hábitos de vida saludables como usar la escalera en vez del ascensor o incluir dentro de los proyectos educativos institucionales temáticas relacionadas con la prevención de enfermedades y la promoción de la salud son también posibilidades concretas de actuar en el marco de la Semana del Bienestar.

En Argentina, la Semana del Bienestar se viene llevando adelante con mayor participación desde el año pasado a través de numerosas actividades. La Secretaría de Gobierno de Salud de la Nación promueve el desarrollo de estas acciones entre las escuelas de gran parte de las jurisdicciones del país.

Desde su creación, en el 2011, esta iniciativa ha expandido su ámbito y alcance para integrar la salud y el bienestar en términos más amplios, en una celebración anual a la que se unen actores locales, nacionales y regionales de todo el continente americano.

Las charlas sobre temas de salud, las ferias saludables y pausas activas -entre otras actividades- se multiplicaron durante estos días. Confiamos en que la edición 2019 será nuevamente un espacio de participación social con la promoción del bienestar como protagonista.

(*) Representante en Argentina de la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS).

Compartinos: