Promueven un programa para estimular la actividad tabacalera

El secretario general de la bancada radical de la cámara baja, Miguel Giubergia (Jujuy), presentó un proyecto de ley para crear un Programa de Estabilización de la actividad tabacalera, en la órbita del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. La iniciativa tiene como objetivo solucionar los desequilibrios financieros de las cooperativas tabacaleras de todo el país.

En ese sentido, consideró «necesario encontrar un mecanismo sustentable en el tiempo que modere el impacto en los pequeños productores que se ven afectados por las fluctuaciones del mercado internacional del tabaco“.

“La actividad tabacalera, al igual que la mayoría de las economías regionales, atraviesa grandes dificultades debido a los errores cometidos por el gobierno en materia económica”, advirtió Giubergia.

Señaló que “la forma de producción del tabaco es predominantemente de minifundio, lo que convierte al productor individual en el eslabón más débil de la cadena productiva, toda vez que se enfrenta contra gigantes de escala global como lo son las grandes compañías tabacaleras, en una situación de David y Goliat en la que, encima, Goliat tiene la gomera”.

“Las cooperativas cumplen una función social, y no sólo comercial, al adquirir independientemente de su situación financiera y de sus stocks toda la producción primaria, para luego intentar negociar en mejores condiciones que un tabacalero individual con las grandes compañías”, explicó Giubergia y agregó: “El resultado de esta situación es que hoy, hay cooperativas tabacaleras que se encuentran con stocks en niveles máximos históricos, y que ante los avatares del mercado internacional, no encuentran comprador para ese producto, generando pasivos financieros crecientes que dificultan grandemente la continuidad de su tarea”.

En su articulado, el proyecto dispone estable un monto inicial para implementar y ejecutar el Programa de 200 millones de pesos, atendidos con cargo a las partidas presupuestarias correspondientes al Ejercicio 2015, de la Jurisdicción 52.

En tanto, para los ejercicios fiscales siguientes, será financiado mediante los recursos remanentes no distribuidos de la recaudación del Fondo Especial del Tabaco. Los fondos serán destinados a financiar, co-financiar y realizar aportes directos no reintegrables para, entre otros, financiar capital de trabajo de las cooperativas tabacaleras; Fomento, promoción y financiamiento de proyectos de infraestructura y logística orientados al desarrollo de la industrialización y comercialización del tabaco; Promoción de una mayor transparencia en los mercados de comercialización; Apoyo y promoción del acceso al conocimiento mediante acciones de asesoramiento, asistencia técnica, formación de recursos humanos, investigación científica y tecnológica, transferencias de tecnología, desarrollo de técnicas y productos innovadores; Fomento y promoción del sentido solidario en los proyectos asociativos; Apoyo a programas sanitarios y fomento al agregado de valor de los productos tabacaleros; Ejecución de acciones conjuntas con programas de desarrollo productivo nacionales, provinciales o municipales; Promoción de mecanismos de estabilización de ingresos tales como seguros e incorporación de activos y prácticas mitigadores de riesgo, entre otros.

La iniciativa de Giubergia es acompañada por sus pares, Gabriela Burgos, José Cano, Mario Fiad y Myrian Juárez.