Pese a la ordenanza que rige desde 1993 y habilita el uso de los baños a personas sean o no clientes, la Legislatura porteña debatirá un proyecto para evitar que restaurantes y bares incumplan con la norma.

El diputado Sergio Abrevaya (bloque GEN), se basó en la resolución 46.798/93, la cual obliga a los locales gastronómicos a poner a disposición los sanitarios, para mujeres y hombres, aun cuando las personas no hayan consumido nada en el comercio.

Pero planteará un agregado: permitir que esos locales cobren por el uso de los baños un monto equivalente al valor de 1/2 unidad fija ($10) como máximo por persona. El proyecto exige que «las instalaciones sanitarias deberán contar con productos de higiene como contraprestación a ese pago, como jabón, papel higiénico, secamanos, y deberán estar en buenas condiciones de limpieza y uso».

Del pago de la tarifa quedarán exentos jubilados y pensionados, menores de 16 años, embarazadas, desempleados y personas con discapacidad.

Para los locales que no cumplan con la normativa -como es el caso de los que colocan carteles de «los baños son de uso exclusivo de los clientes»- la iniciativa prevé una multa de 70 unidades fijas, unos 1250 pesos.

Compartinos: