Proyecto Sur repudia la represión en Tucumán

El fraude es la práctica cotidiana del gobierno kirchnerista: fraude cuando miente con las estadísticas públicas, fraude cuando no da a conocer los contratos neocoloniales con China y Chevrón, fraude cuando no responde los pedidos o información pública o cuando desconoce los fallos judiciales adversos. El clientelismo ha sido una práctica cotidiana del gobierno nacional y quien debe controlar el escrutinio es el mismo Poder Ejecutivo denunciado por fraude.

En noviembre de 2014, Proyecto Sur encabezó una iniciativa junto a referentes de todos los partidos políticos de la oposición para implementar la boleta única en las elecciones nacionales. El evento contó con la presencia de dirigentes de la Coalición Cívica, el PRO, el Frente Renovador, la Unión Cívica Radical, el GEN, el Partido Socialista y el Partido Socialista Auténtico, entre otros.

En aquel documento premonitorio se destacaba la frágil situación del sistema electoral y la necesidad urgente de reformar el sistema electoral de cara a las elecciones que ocurrirían este año mediante el voto electrónico o boleta única. La actual situación que ocurre en Tucumán demuestra que nuestro diagnóstico fue correcto y que el actual sistema es funcional a las peores prácticas democráticas relacionadas con el fraude y con el clientelismo.

Las elecciones en Tucumán demuestran que la boleta única es la verdadera herramienta democrática que necesitamos para defender el voto de todos los ciudadanos. Ante un nuevo escrutinio teñido de irregularidades, el compromiso firmado en noviembre pasado vuelve a tomar vigencia. Debemos implementar la boleta única para todos los cargos electivos nacionales de cara a las próximas elecciones. Sin mezquindades partidarias, la firma del documento encabezado por Proyecto Sur, reflejó que los acuerdos fundamentales para la República son posibles y pueden ser alcanzados.