La clave y desafío de nuestro país es pensar que mejoraremos con la educación y si es necesaria esa mejora educativa.
Desde nuestra infancia en el nivel inicial hasta entrada la adolescencia las escuelas son los lugares donde desarrollamos nuestras mentes para adquirir conocimiento, para mejorar nuestras vidas y nuestra sociedad entonces todos tenemos que estar de acuerdo que la educación es lo importante en nuestras vidas, y ¿en los gobiernos de turno?…
La educación argentina no necesita salvadores épicos, que sean súper expertos. Necesitamos que la educación sea un tema de todos, si todos estamos implicados será nuestra propia salvación educativa.
Los argentinos tenemos que tener en cuenta ¿Qué modelo de educación queremos? ¿Qué persona queremos? y ¿Para qué sociedad queremos a esas personas? ¿Queremos formar seres humanos libres pensantes?
Cada gobierno que llega dice que se invierte en educación pues entonces siempre invierten mal a la luz de que nos sucede educativamente.
Una solución es que los gobiernos no achiquen “los gastos educativos” que inviertan en educación, financiar la educación debe ser siempre una de las prioridades junto con la salud en eso todos los argentinos estamos de acuerdo o ¿no?.
La educación desde hace más de 50 años está en riesgo permanente, en terapia intensiva pero desde la presidencia de Carlos Menem, gestor de un neoliberalismo salvaje, se derrumbó instalándose el concepto de la educación como un bien con oferta y demanda más que el derecho del artículo 14 de Nuestra Constitución que dice derecho de “enseñar y aprender”. Hay cada vez más chicos en la escuela, pero ¿Cómo aprenden?
¿Qué compromisos estamos dispuestos a brindar para que esa educación sea equitativa?.Todos los días se agigantan las heridas de nuestra educación.
La economía y la política están afectando directamente a toda la institución escolar, lo hace de manera directa, por eso no podemos estar ajenos a sus designios puesto que lo que ellas deciden no son números sino vidas de personas que quizás en un futuro serán Ministros de Educación, Maestros, Gobernantes, Médicos, Barrenderos, ect.
Los docentes tenemos que tomar partido ante los desafíos que se nos imponen en el ejercicio pleno de una educación de cara al siglo XXI, tenemos que ser participativos en los designios de las políticas educativas, estas políticas no se puede hacer desde los escritorios porque si es así se carece del conocimiento del lenguaje que se hablan en las aulas.
La educación transforma y en esa trasformación genera la posibilidad de contar con una esperanza de un mundo mejor, la educación es una tarea que genera esperanza, cambio.Para crecer y seguir creciendo se necesita un profundo replanteo educativo. Digan lo que digan, no solamente si no hay una política educativa no solo se frustra el porvenir sino que también se aniquila el presente.
Basta de mirar siempre el interés de los legisladores y gobiernos de turno. La educación necesita consensos.Tenemos que ser conscientes de la importancia y responsabilidad educativa del futuro inmediato de nuestro país.
Los argentinos valoramos mucho la educación como derecho pero de hecho no lo ejercemos, necesitamos que nuestros alumnos salgan de la escuela en lo posible siendo personas críticas y autónoma y no peones de los que quieren detentar el conocimiento. No quiero que mis alumnos lleven el signo de la ineficiencia de los adultos, todos responsables y yo la primera.

Daniela Leiva Seisdedos. Profesora de Historia Personalidad destacada de la Educación en el Concejo Deliberante de La Plata
Compartinos: