El oficialismo en la Legislatura porteña hizo valer su mayoría al rechazar una iniciativa del diputado Gabriel Solano (FIT-PO) que buscaba citar a funcionarios de la Ciudad para que den explicaciones por la «presencia» de asbesto en formaciones del subte y la detección de «afecciones en la salud» en trabajadores que realizan tareas de mantenimiento en la red.

El proyecto había ingresado en la comisión de Salud hace pocos días pero hoy fue tratado sobre tablas y rechazado por 37 votos de los diputados Vamos Juntos, Evolución, Mejor Ciudad y el Socialismo, mientras que obtuvo el voto favorable de 13 legisladores de los bloques de Frente de Izquierda, Unidad Ciudadana y Bloque Peronista.

Los diputados del Frente de Izquierda, que con anterioridad habían pedido la estatización del servicio, también presentaron otros proyectos sobre la problemática del asbesto, entre ellos, la declaración de una «emergencia de salud» en todo el subte.

Aunque se rechazó el que pretendía que los funcionarios dieran explicaciones ante la comisión de Salud, aún tiene estado parlamentario un proyecto que busca que el jefe de Gabinete del Gobierno porteño, Felipe Miguel, y otros funcionarios respondan ante el pleno de la Legislatura.

Según los diputados del FIT, «la empresa Metrovías S.A. ha reconocido la presencia de asbesto en el subte» y «admitió en un comunicado público que varios trabajadores de la línea B, del taller Rancagua, ya padecen de afecciones en su salud producto del asbesto».

Compartinos: