Referentes económicos y del derecho expusieron respecto al acuerdo con los holdouts

Durante más de ocho horas, ex funcionarios que han participado en distintas negociaciones del canje de deuda y expertos en materia económica y judicial, analizaron sus posiciones respecto al proyecto de ley que busca refrendar la negociación con los fondos buitres.

Continuando con el plenario de las Comisiones de Presupuesto y Hacienda y de Economía Nacional e Inversión hoy fue el turno de ex funcionarios de Economía, abogados y economistas, quienes manifestaron su opinión en el Senado sobre el proyecto de ley que contempla la normalización de pagos con los holdouts. Mientras que para mañana, a partir de las 10 h, quedó pendiente un último panel con economistas y luego el debate de los senadores y la emisión de dictámenes.

El primer panel de la jornada que se desarrolló en el Salón Azul del Palacio Legislativo, contó con la presencia del exministro de Economía, José Luis Machinea; la ex jueza en lo Civil y Comercial del departamento judicial de San Martín y de Mercedes, Stella Maris Biocca; el jurista Alberto García Lema; el exprocurador de la Nación, Osvaldo Guglielmino, el docente y abogado Roberto Cortes Conde; el economista Daniel Heymann y el ex secretario de Finanzas, Pablo López.

En tanto el segundo bloque que arrancó a las 16 contó con las exposiciones del ex Jefe de Gabinete del Ministerio de Economía, Matías Isasa; la ex presidenta del Banco Nación y del Banco Central, Mercedes Marco del Pont; el director ejecutivo de la consultora de economía argentina EconViews, Miguel Kiguel; el economista del Plan Fénix, Jorge Gaggero. También participaron el jurista Beinusz Smukler; el especialista en Mercado de Capitales, Leonardo Chiava y el expresidente de la Comisión Nacional de Valores, Eduardo Hecker.

Del tercer y último panel que comenzó pasadas las 18 h, opinaron el expresidente del Banco Central, Mario Blejer; la ex ministra de Economía de Buenos Aires, Silvina Batakis y el ex titular del Banco Central, Martín Redrado. Luego expusieron los especialista en deuda externa Alejandro Olmos, Hector Giuliano Y Marcelino Abdala; el ex titular del Central, Juan Carlos Fábrega; el exviceministro de Economía, Roberto Feletti.

El primer orador fue José Luis Machinea, quien luego de realizar un análisis de la historia de la deuda externa, sostuvo que “sin el acuerdo es difícil pensar en inversiones a largo plazo”, al tiempo que agregó que “el acuerdo alcanzado es razonable. Sin financiamientos a largo plazo es imposible pensar en el desarrollo del país”.

Por el contrario, Stella Maris Biocca, especialista en derecho internacional, opinó que “la facultad del Congreso es la de resolver” y que “es muy complejo seguir sosteniendo que esto es bueno”. Asimismo instó a los legisladores a no rendirse: “no rindan a la Nación, no han sido votados para ello”.

Por su parte, Alberto García Lema, destacó que “es claro que esta ley es una avance en el mismo sentido en lo que han hecho en 2005 y 2010 de reestructuración por etapas, estoy totalmente de acuerdo”.

Osvaldo Guglielmino resaltó que “va a ser favorable a la Argentina” y en la misma línea aclaró que “tenemos secuestrado nuestro futuro, hay que pagar. El cumplimiento de este acuerdo nos daría mucho más seguridad jurídica”.

A su turno, Roberto Cortes Conde, declaró que “llegar a este acuerdo me parece un hecho positivo”, y, en ese sentido, expresó también que “es necesario para que el país pueda terminar con este proceso de negociación y poder desarrollarse”.

Daniel Heymann consideró que “el acuerdo convalida injusticias pero no se puede renunciar al acceso al crédito, y este proyecto es un elemento para eso”.

En tanto, Pablo López sostuvo que “la Argentina se está enfrentando a sentencias firmes y creo que hay espacio para una negociación que permita generar mejores condiciones”.

Al abrir el segundo panel, Matías Isasa sostuvo que los fondos buitre “no se van a quedar quietos ante la decisión de no pagar”. “Mi opinión personal es que debería buscarse una solución a los acuerdos y cerrar este capítulo”, resaltó.

Durante su exposición, Marco del Pont resaltó que “hay absoluta coincidencia de que hay que darle vuelta la página al tema de la deuda pero – sostuvo- que hay que hacerlo de una manera que no se asuman nuevos riesgos económicos al país”. La ex presidenta del Central consideró en ese sentido que “no hay razones para el apuro, creo que lo que tenemos que llevar es tranquilidad, es importante que haya claridad, si bien hay que resolver esto, la actualidad de la economía argentina no está en condiciones de resolver esto ya”.

A diferencia de su antecesora en la palabra, Kiguel sostuvo que “no hay mucho margen de maniobra, estamos negociando contra reloj, es importante lograr un acuerdo, esperar hoy no tiene ningún ventaja”. «Yo recomendaría aprobar esta ley necesaria para encarar un ajuste gradual que le permite crecer al país», agregó.

Jorge Gaggero en tanto, sostuvo que «si no reacciona el Congreso vamos hacia el tercer gran ciclo de endeudamiento argentino”, el cual “lo van a pagar nuestros hijos y nietos”.

Beinusz Smukler opinó que “desde el punto de vista jurídico no se puede hacer un análisis aisladamente del contexto del país, del contexto mundial y del ordenamiento jurídico en su conjunto”.

A su turno, Chialva consideró que “el acuerdo es necesario porque necesitamos ir al mercado internacional de deuda”. Marcó como razonable este último acuerdo tras destacar al mismo tiempo los canjes de restructuración realizados anteriormente, el de 2005 y 2010: “Piensen en la situación que estaríamos si no se hubiera hecho el canje de 2010”, completó.

Blejer abrió el tercer y último panel de la tarde señalando que “el acuerdo se debe aprobar y pasar al siguiente paso de la reestructuración para mantener la competitividad y crecimiento”.

Batakis en tanto, sostuvo que “es necesario cerrar este capítulo de la deuda” pero –consideró – que “el acuerdo que hoy se está discutiendo no es el que a nosotros nos gustaría”. Asimismo, la exministra pidió a los senadores “hacer algunas modificaciones al proyecto oficial y tomarse más tiempo para analizarlo y discutirlo”.

Luego fue el turno Martín Redrado quien aconsejó que “tomar deuda a 30 años con interés del 9% es demasiado caro, hay que tomar deuda corta». «Me preocupa que con este acuerdo se estén pagando intereses punitorios sobre intereses y sobre capital»,completó.

En tanto Olmos consideró alarmante “las facultades ilimitadas que se le da a Prat Gay para emitir deuda, sólo informando cada tres meses al Congreso».

Más tarde Fábrega aseguró que “es necesario resolver el frente externo” y si bien “el acuerdo no resuelve todos los problemas consideró que las modificaciones en Diputados son buenas”.

Giuliano por su parte señaló que “este acuerdo es un cheque en blanco y el Congreso de la Nación va a quedar pegado en la maniobra». Por último Feletti cuestionó que «la metodología no fue la adecuada».

Deja una respuesta