Repudian allanamientos a exgerentes de Télam

La bancada kirchnerista repudió el procedimiento del miércoles por la noche, cuestionando que fuera en horario nocturno, e inscribiéndolo en “un proceso de persecución ideológica y disciplinamiento social”.

El bloque del Frente para la Victoria declaró su “enérgico repudio” por allanamientos en la noche del 10 de febrero contra domicilios de tres exgerentes de la agencia oficial de noticias Télam, acusados por sustraer irregularmente documentación de esa empresa estatal.

Esta semana se conoció un video con una grabación de cámara de seguridad con tres empleados ingresando con cajas a un ascensor.

Así y a instancias de la denuncia del presidente de Télam, Rodolfo Pousá, y ministro de Medios Públicos, Hernán Lombardi, el juez federal Ariel Lijo allanó casas de empleados y exempleados de la agencia Télam que aparecen en videos. El hecho fue a pedido del fiscal que interviene en la causa, Guillermo Marijuán.

Los legisladores dicen que ahí, personal de Gendarmería “amenazó con llevarse detenidos sin orden a los allanados, bajo la figura de averiguación de antecedentes”.

Diputados kirchneristas sostienen: “los allanamientos en horario nocturno deben tener carácter excepcional, sólo en cuando peligre el orden público. El artículo 225 del Código Procesal Penal vigente sostiene: ‘cuando el registro deba ser en un lugar habitado o dependencias cerradas, la diligencia sólo se hará desde que salga hasta que se ponga el sol. Sin embargo, se procederá a cualquier hora cuando el interesado o su representante lo consienta, o casos sumamente graves y urgentes, o peligre el orden público’”.

El FpV habla de una “falta absoluta de pruebas sobre un supuesto delito”, y cuestiona “la celeridad y oportunidad de la medida, que interpretan demostrativa del “carácter persecutorio de lo sucedido durante la jornada del miércoles por la noche”.

Toman el hecho como “un acto de intimidación”, para “intimidar a trabajadores Juan Dasso Freysz, Pablo Taricco y Mariana Lopisi, para forzar la renuncia de los últimos dos a sus puestos de trabajo sin reclamar lo correspondiente según la ley”.

“Buscan enviar un mensaje a toda la sociedad inscripto en un proceso de persecución ideológica y disciplinamiento social”, concluyen.

Deja una respuesta