Revertir un acto de descortesía|En qué se basa el proyecto de reconocimiento de los defensores de La Tablada (entrevista)

Con motivo del 33° aniversario del ataque terrorista a la institución militar de La Tablada en 1989 durante el gobierno democrático de Raúl Alfonsín, los diputados provinciales de Avanza Libertad, Nahuel Sotelo y Guillermo Castello, ingresaron dos iniciativas en la Cámara de baja provincial para reconocer la labor de los hombres que defendieron al Regimiento de Infantería 3 Grl. Manuel Belgrano cuando fue atacado por guerrilleros del Movimiento Todos por la Patria (MTP).

Los proyectos de ley presentados en la Legislatura bonaerense para que se otorgue condecoración a los combatientes y familiares de los fallecidos así como pensión a los militares y policías que fueron heridos en la defensa del ataque terrorista, esperan desde hace varios años. Al respecto, los legisladores hablaron en exclusiva con NCN sobre qué los impulsó a llevar a cabo una propuesta que parece una cruzada contra una idea hegemónica reinante en los últimos cuarenta años, en donde las víctimas (los atacados) siguen siendo vistos como los victimarios de una jornada infernal.

NCN: ¿Cómo surgió la iniciativa para el proyecto de reconocimiento del accionar de los defensores de los cuarteles de La Tablada?

NAHUEL SOTELO: Estamos dando una batalla cultural. De hecho, en el inicio del copamiento quisieron hacer creer que el ataque era algo generado por Rico y Seineldín. Como eso salió mal, la izquierda con todos sus movimientos socialistas y filo troskistas, ha tratado de esconder el fracaso que ha sido eso, porque los mismos autores de ese ataque terrorista, luego dijeron que ese preciso hecho dejaba a la izquierda muy mal parada. Inteligentemente, han aprovechado el desprestigio de las FF.AA. desde el período de Alfonsín para acentuar en esto. A mí esto se me ocurre porque tengo un libro publicado de los 70 donde hablo de algo que a mí en el colegio nunca me contaron, por ejemplo lo que pasaba antes del 24 de marzo de 1976. Mucha gente cree que lo de la subversión terminó en los 70 o incluso cuando asumió Alfonsín, cuando en realidad lo de La Tablada fue un ataque subversivo convencional. Pero como la izquierda entendió que no podía ganar con las armas, empezó con la revolución cultural, con ideólogos como Gramsci empezaron a copar los lugares culturales.

GUILLERMO CASTELO: Luego de hablar con un amigo que fue combatiente en La Tablada y después de haberme juntado a hablar con el historiador Sebastián Miranda que me dio su libro Los Secretos de La Tablada, me di cuenta que no existía nada a nivel provincial que homenajeara a los participantes. Hubo algo a nivel nacional pero sin demasiada consistencia. Así que nos pusimos a trabajar en ello y presentamos el proyecto.

NCN: ¿Cómo se ve este tema en la realidad cotidiana de la sociedad en general?

N.S.: Hoy en día uno va a un colegio secundario y preguntás qué sucedió en la década del 70 y la mayoría te va a decir una historia totalmente sesgada donde los militares un día se despertaron con ganas de tomar el poder porque estaban pidiendo el boleto estudiantil y gratuito y entonces se levantaron contra un gobierno democrático, cuando es algo totalmente falso. De la misma forma uno se da cuenta que la palabra “neoliberalismo” está muy mal vista y sin embargo sucede lo contrario con el comunismo, cuando las ideologías más perversas y que más muertes produjeron han sido desde el comunismo, el socialismo y la centro izquierda.

G.C: La idea es mantener en foco un tema que me parece fue de gravedad: un ataque terrorista subversivo que se realizó durante un gobierno democrático, durante el gobierno de Alfonsín por la agrupación armada MTP. Muchos de ellos habían sido terroristas del ERP. Este proyecto quiere reconocer a los familiares de los caídos y a los heridos durante la defensa del cuartel. Pero no solo fue la defensa de un cuartel sino la defensa de la democracia, de las instituciones, de la república, de la Patria. No ha habido suficiente reconocimiento ni de parte de las autoridades nacionales ni provinciales. Por ejemplo en el último aniversario el Ejército no dijo nada. La historia de los últimos años de Argentina está tuerta. No se reconoce a las víctimas de la subversión. En este sentido también hice un proyecto de reconocimiento para los heridos y deudos del intento de toma de la guarnición de Azul que sucedió el 19 de enero de 1974 durante el gobierno democrático de Isabel Perón. También lo hice con Monte Chingolo.

NCN: ¿Por qué es tan importante el reconocimiento?

N.S: La iniciativa surge por la falta de reconocimiento que hay al respecto. De hecho fui en este último aniversario el 26 de enero al acto de recordación en la puerta del ex Regimiento. Lamentablemente no había ningún político ni del legislativo ni del ejecutivo. Me parece bastante triste eso. Nosotros presentamos ese proyecto porque creemos que en medio de un gobierno democrático hubo soldados y policías que al llamado de la defensa de las instituciones, de la defensa de la democracia, ofrendaron con el honor y la valentía de lo que fue su vida. Que hoy estén olvidados es bastante lamentable. Por eso vamos a pelear para que el ejecutivo les dé una condecoración y reconocimiento a los familiares de los policías y militares que han muerto allí y también a los que combatieron.

G.C.: Nadie habla de esto ni en la cámara de Diputados ni en ningún lado. Lo políticamente correcto ha atravesado todas las fuerzas políticas. Mis proyectos los hice sin acompañamiento; porque en su momento no me acompañó nadie de Cambiemos. Presenté el de Azul, Monte Chingolo y dos veces el de La Tablada sin apoyo. Por lo menos ahora tuve la firma de los compañeros de Avanza Libertad. Por supuesto con otra ideología a Cambiemos, el kirchnerismo y la izquierda que no solo no lo acompañaron sino que tampoco lo quisieron tratar en sesiones.

NCN: ¿En qué se basa la importancia de la defensa de ese regimiento para que merezca tal reconocimiento?

N.S.: Los que combatieron deben ser reconocidos como verdaderos héroes porque no hicieron otra cosa más que defender las instituciones en la democracia. Porque nunca nadie se ha preguntado qué hubiera pasado si ese hecho terrorista hubiese tenido éxito como querían al hacer una pueblada para terminar pidiendo la renuncia de Alfonsín. ¿Qué hubiese pasado si las fuerzas armadas y de seguridad no hubieran actuado? Fueron 26 horas de combate donde hubo que utilizar hasta tanques y misiles para recuperar el control del regimiento. Creemos entonces que hay que reconocerlo y condecorarlo.

G.C.: Me interesa que estos temas se instalen en la sociedad, sobre todo el de La Tablada, porque si bien los otros (años 70) fueron para tomar armas, el de 1989 fue con la explícita idea de tomar el poder. En el delirio querían realizar una insurrección popular. Me parece que hay que refrescarle eso a la gente porque si no están todo el día dando vueltas con lo que les venden de la década del 70. Creo que hay que tener la memoria completa.

NCN: La Tablada es un episodio del que no se habla en los centros educativos, y cuando se hace, se cuenta la historia en favor de los atacantes victimizándolos. ¿Estos proyectos ayudarán de alguna manera a dar otra visibilidad al tema?

N.S.: También, como no se habla de esto en los colegios, en mi proyecto pido que se eleve esto como un tema de interés provincial. Sobre las ruinas del cuartel, nosotros hablamos de realizar un proyecto para que ese lugar se convierta en museo. Como muchas veces tenemos museos de la memoria donde hay cuestiones históricas dudosas ¿por qué no hacer entonces en la parte abandonada un museo de lo que fue La Tablada?

G.C.: La izquierda abreva mucho con Gramsci; apelan a la tergiversación en los medios que además tienen como un miedo a decir las cosas como son. Estamos presos de lo políticamente correcto. No se dicen las cosas como fueron. Ellos dijeron que acabaron con un intento de golpe de los carapintadas y que por eso tomaron el cuartel. Tampoco ha quedado muy claro el tema de la coordinadora con Nosiglia. Nadie quiere revolver demasiado.

NCN: ¿Cómo es el apoyo de los otros bloques?

N.S.: Algunos colegas de Juntos por el Cambio me han dicho que ellos apoyarían el proyecto pero que si lo hacen los marcarán como fachos y eso no les sirve políticamente. Si los diputados tuvieran una libertad individual y no trabajaran simplemente para obedecer lo que dicen los de arriba o por miedo sería distinto. Lamentablemente a muchos los caracteriza la tibieza. Si pudieran actuar libremente, creo que hubiéramos podido tener más apoyo para ver si se puede avanzar con este tema.

G.C.: Yo distinguiría el peronismo más tradicional y conservador de el kirchnerismo. El kirchnerismo es una rama dentro del peronismo que ha cooptado en los últimos 20 o 30 años al peronismo y que tiene una ideología distinta. Los que se están oponiendo a cualquier revisión o debate sobre lo que pasó en los 70 son del kirchnerismo porque no les conviene; es como una caja de pandora, porque hay que hablar de quien creó la Triple A. Entonces si se abre el tema hay que hablar de Ezeiza también. Me parece que no salen bien parados ahí, por eso se trata de esconderlo. Pero no es todo el peronismo, es el kirchnerismo; la izquierda dentro del peronismo que prefiere mantener ciertos mitos y relatos sobre lo que pasó, así pueden reivindicar la juventud gloriosa, idealista. Pero insisto, no es todo el peronismo; hace unos años presentaron un proyecto para reivindicar la figura de Rucci en donde paradójicamente fue Cambiemos quien lo apoyó, pero no el kirchnerismo. El oficialismo debe creer que tienen más para perder que para ganar en esto de revisar los 70 porque ellos fueron grandes responsables.

NCN: ¿Y a qué se debe esa falta de libertad y tibieza en los legisladores que se muestran reticentes a hablar de este tema?

N.S: En este tema ponen la lupa de la izquierda. Siempre digo que son muy hábiles para decir memoria, verdad y justicia. Pero cuando apelan a la memoria recurren a lo que a cada uno le conviene; en cambio cuando se apela a la historia, las cosas cambian. Y yo creo que se trata de trabajar para develar la verdadera historia.

G.C.: Hay que desandar una falsa grieta que sería kirchnerismo vs anti kirchnerismo que lo estableció Lanata y algunos medios. La grieta real pasa por otro lado. Esto quedó claro el otro día cuando la casta se protegió a sí misma al voltear la ley que impedía las reelecciones indefinidas para intendentes, concejales, legisladores y demás. Tanto J xC y FdT votaron partidos. La grieta la tienen dentro tanto uno como otro. El massismo votó en contra y todo el peronismo votó  a favor de modificar la ley. Con Cambiemos pasó lo mismo; casi todo el radicalismo votó a favor de la derogación de la ley, hubo otros como los de la Coalición Cívica y el Pro que votaron en contra. Hay una grieta ahí, y acá va a pasar lo mismo. Todos se están reacomodando con las elecciones del año que viene y ninguno va a querer dar un paso en falso o que lo sitúen en un lugar donde ellos hacen los cálculos que van a quedar del lado equivocado. Está claro que los sectores más republicanos deberían apoyar estos proyectos, pero no sé que va a pasar. Vamos a ver cuándo tome estado parlamentario. No espero demasiado del peronismo; es bastante verticalista. Por ahí sí de algunos sectores de Cambiemos.

Para NCN, por Silvina Batallanez