• El presidente del bloque del PRO en la Cámara de Diputados, Cristian Ritondo, pidió «tratar seriamente» las denuncias de la AFI presentadas por espionaje durante la gestión del ex presidente Mauricio Macri.

El diputado Ritondo opinó que las denuncias sobre la AFI por supuesto espionaje son «una historia vieja, repetida» y recordó que en 2016, recién asumido Macri, hubo denuncias similares porque se hallaron listados «donde había famosos como (Adrián) Suar, (Marcelo) Tinelli, y hasta Laura Alonso y Patricia Bullrich de cuando eran diputadas».

«Hay que investigarlo, está en la Justicia, espero den algún tipo de explicación más con respecto a lo que se dio a conocer hasta ahora», dijo Ritondo, quien participó como integrante de la Comisión Bicameral de Organismos de Inteligencia de la reunión convocada por el oficialismo ayer para tratar ese tema.

En ese sentido, afirmó que hay que «tratarlo seriamente» y que habrá que «discutir si tiene admisibilidad o no» la denuncia.

Respecto a Villa Azul, el asentamiento del sur del conurbano donde se dispuso el aislamiento durante 15 días por la detección de gran cantidad de casos positivos de coronavirus, dijo que «tiene mucho riesgo», porque a algunas familias «no les ha ingresado nada y salen a ganar el peso todos los días, lo que ahora no podrán hacer».

  • También dijo que además de lo social le preocupa lo sanitario, porque «si a los que están enfermos no se los saca y se los aísla, se va a seguir extendiendo la pandemia» dentro del barrio.

Agregó que el aislamiento no puede ser igual para todos, porque «en un country o un edificio hay distanciamiento y agua potable», algo que no ocurre en los barrios mientras en los barrios populares en encierro es «más riesgoso».

Finalmente, sobre la cuarentena, consideró que la primera preocupación es la salud, pero mientras «hay pensar cómo vamos reactivando de a poco los sectores, tomando protocolos necesarios».

«Yo digo que cuidando mucho la vida hay que empezar a trabajar el tema económico», puntualizó Ritondo, para quien la población hoy vive la angustia de «si va a perder el trabajo, si va a volver a producir, si va poder volver a abrir el comercio, si va a tener transporte público».