ROSARIO – Piden revisiones médicas en los puertos de la provincia para prevenir el coronavirus

Ante el alerta epidemiológico emitido por el Ministerio Nacional de Salud para el coronavirus, y la gran afluencia de tripulantes extranjeros en la zona portuaria de la provincia, el senador justicialista del departamento San Lorenzo Armando Traferri solicitó se cumpla con la ley provincial que exige la revisión médica a tripulantes extranjeros en puertos de la provincia.

La misma, que cuenta con sanción definitiva desde 2014, apunta a evitar posibles propagaciones de enfermedades infectocontagiosas con la revisación médica obligatorias a toda persona o tripulante que accede a la provincia de Santa Fe.

Denuncian que los controles nunca fueron puestos en práctica por los Ejecutivos provinciales. Estos consisten de un examen clínico y bioquímico básico, que debe estar a cargo del Ministerio de Salud. Si en la revisación médica se detectara una enfermedad infectocontagiosa el protocolo continúa con la inmediata comunicación de la situación a la zona de Prefectura Naval Argentina con jurisdicción en el lugar para que adopte las medidas que evalúe pertinentes.

Los funcionarios de la ciudad china dónde se originó la epidemia, reconocen que los suministros médicos están escaseando y se complica la atención de los contagiados, según indicaron medios internacionales.

El número de casos ya alcanza los 41 muertos y supera los 1.370 infectados, una cifra que puede ser aún mayor, dado que se sospecha de otros 2.000.

Las autoridades sanitarias ya habían confirmado hacía días que entre los contagiados se encontraban 15 médicos y enfermeros, todos menos uno infectados por un único paciente, un hombre al que se le practicó una operación cerebral.

El desbordamiento de los hospitales es palpable en numerosos vídeos que circulan por las redes sociales pese a la censura y en alguno se puede ver a una enfermera que solloza de agotamiento; en otro, una mujer que se describe también como enfermera denuncia la presencia de tres cuerpos en un pasillo que nadie tiene tiempo de retirar, mientras que en otros se ven unas salas de espera completamente saturadas.

Fuente Rosario Nuestro

 

Deja una respuesta