El vicegobernador bonaerense Daniel Salvador presentó en público en el salón Antonio Cafiero del Senado los alcances de la Ley Micaela, sancionada por la Cámara baja en la primera sesión ordinaria del año.

En ambas Cámaras la adhesión a la ley nacional fue aprobada con respaldo de todas las fuerzas políticas. En este caso, la norma se materializará a través de capacitaciones obligarías en materia de género para todo el personal legislativo.

“Es un gran desafío de toda la sociedad argentina terminar con la violencia de género”, destacó el radical y remarcó “los avances sobre este tema en las escuelas de la provincia de Buenos Aires”.

“Como espacio legislativo iniciamos todo un proceso de capacitación en estas temáticas, que ya venimos llevando adelante desde 2018, de la mano del Observatorio de Género”, sostuvo la senadora Daniela Reich.

En este sentido, en el plano nacional la ley avanzó como consecuencia del escándalo desatado la acusación de abuso sexual de la actriz Telma Fardín contra Juan Darthes.

La oleada de denuncias que desató ese caso alcanzó a la propia Legislatura bonaerense con la demanda de una ex militante de La Cámpora contra el senador Jorge “Loco” Romero.

El legislador oriundo de Florencio Varela desde el 18 de diciembre enfrenta una denuncia penal radicada Fiscalía Nacional en lo Criminal de Instrucción N°2, que fue ampliada en el mes de enero.

Una de las posibilidades que habían dejado trascender desde el entorno de Romero era que el legislador presente en marzo, en la primera sesión ordinaria del año del Senado, el pedido de licencia.

Sin embargo, hasta el momento no hubo avances en el Senado respecto de la situación del legislador, ni en la Justicia, que todavía no citó a Stephanie para ratificar sus dichos.

En este sentido, resulta cuanto menos contradictoria la presentación de esta ley que hace eje en la violencia de género, mientras todavía en el Senado hay un legislador acusado por abuso sexual.

Compartinos: