Según los datos que arroja la encuesta realizada por el estudio de Raúl Aragón y Asociados sobre el escenario electoral en la provincia de Santa Fe, próxima a votar este fin de semana venidero, se pueden extraer algunas consideraciones sobre lo que resultará no sólo en dicha parte del país, sino a nivel nacional de cara a las elecciones del mes de octubre.

Por un lado, los dos candidatos con más peso y una diferencia mínima entre sí son Antonio Bonfatti, por el Partido Socialista, y Omar Perotti por el Partido Justicialista, quien además disputa con la candidata María Eugenia Bielsa el segmento peronista con una distancia amplia en el total de la provincia, pero mínima en la ciudad de Rosario en donde ambos candidatos del PJ tienen un caudal de intención de votos similar.

Por otra parte, el candidato del oficialismo Octavio Crivaro se encuentra en 4to lugar dentro de la medición de intenciones tanto en la provincia como en Rosario y con una distancia amplia ante los candidatos antes referenciados, lo que habla de una nueva muestra de falta de apoyo a las políticas del gobierno nacional en el interior del país.

Luego, cuando el estudio plantea un escenario presidencial, tanto en la provincia como en la ciudad la candidata que suma mayor caudal es la actual senadora y ex presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, ante un Macri que sigue conservando adhesiones pero que resulta con una distancia de entre 7 y casi 15 puntos por debajo de la senadora si fueran ellos, junto a otros candidatos de distintas expresiones partidarias, quienes estuvieran disputándose el cargo máximo de la Argentina en las próximas elecciones nacionales.

La encuesta, que plantea distintas preguntas no sólo en torno a la cuestión electoral sino también sobre las políticas económicas de esta última parte del gobierno nacional, cierra con un planteo acerca de cómo entiende la población la función de la política en nuestro país, lo que arroja como resultado un descreimiento mayoritario cuando se indaga sobre lo que se hace por parte de la dirigencia y los gobernantes en relación al futuro de los hijos de los encuestados.

En este sentido, al ser una pregunta amplia que no delimita lo político-partidario, funciona como reflejo del estado de descreimiento por parte de un segmento de la sociedad que no se siente representada por la clase dirigente de la actualidad o que, de mínima, considera que las acciones que se llevan a cabo no son suficientes para garantizar un porvenir mejor.

Compartinos: