SANTIAGO DEL ESTERO – “Para que no nos siga faltando agua, el gobierno tiene que reorientar sus prioridades”

“Mi solidaridad con los miles de añatuyenses y otros tantos miles de comprovincianos que este fin de año, con 45 grados de temperatura, lo pasarán sin agua. Que este 2022 el gobierno provincial cumpla sus promesas de campaña e invierta el dinero de todos los santiagueños en las obras que Santiago del Estero necesita. Desde la Legislatura vamos a trabajar intensamente para que así sea” fue el atípico saludo de fin de año que el diputado provincial de Juntos por el Cambio, Alejandro Parnás, publicó en sus redes el pasado 31 de diciembre.

De esta manera, el legislador opositor se hacía eco de la grave crisis hídrica que se vive en gran parte del territorio provincial, en especial en la ciudad de Añatuya, donde la situación ha adquirido ribetes dramáticos ya que en gran parte del ejido urbano no sale una sola gota de agua desde mediados de diciembre.

En diálogo con Visión Santiagueña, Parnás precisó: “Un importante funcionario del área salió desligarse de responsabilidades, primero echándoles la culpa de la falta de agua a los propios vecinos, y luego advirtiendo que el problema recién se podría llegar a solucionar a mediados de año, cuando finalice la obra del acueducto Simbolar-Añatuya, un proyecto que se licitó durante el gobierno de Mauricio Macri y que ya debería estar inaugurado”.

“Para colmo, el gobierno atribuye las demoras de esta obra a los supuestos inconvenientes logísticos que trajo la la pandemia, que sin embargo no fueron obstáculo para finalizar e inaugurar a toda pompa la obra del Estadio Único, ni para licitar obras complementarias como el Paseo Diego Armando Maradona. Está claro que aquí el problema es otro, y son las prioridades del gobierno a la hora de invertir los recursos del Estado” agregó el diputado radical.

“De todas maneras, hoy vemos que el foco está puesto en Añatuya por tratarse de una de las ciudades más importante de la provincia, pero no olvidemos que, según el INDEC, 4 de cada 10 santiagueños del interior provincial están desde hace años condenados a subsistir del agua de lluvia, y no porque falten recursos hídricos en la provincia, que en realidad tenemos de sobra. Lo que no nos sobra es infraestructura para conducir ese agua a cada rincón de la provincia. Por eso, para que no nos siga faltando agua, el gobierno tiene que reorientar sus prioridades” concluyó Parnás.

 

Fuente visionsantiago.com

Deja una respuesta