Se presentó la Ley Benjamín para chicos «superdotados»

El diputado Claudio Frangul de la UCR, presentó el primer proyecto de ley en el país destinado a menores de edad escolarizados considerados “superdotados”.

El texto lleva el nombre de “Ley Benjamín” y fue elaborado en conjunto con ONG dedicadas a la temática como Mensa. Asimismo participaron los padres del niño de siete años quienes obtuvieron un fallo del Juzgado de Garantías N° 1 del Departamento Judicial de La Plata para continuar sus estudios.

La historia del conflicto escolar del niño platense comienza en 2020, cuando con tan solo cinco años, hizo primero y segundo de manera virtual  aprobando los niveles con puntaje excelente. Pero en el 2021, mientras cursaba el tercer grado, la Dirección de Escuelas bonaerense planteó que debía retroceder y volver a segundo. Sin embargo, la Justicia dio lugar al pedido de la familia para garantizar la continuidad en el aprendizaje.

En este marco, la iniciativa presentada por el diputado bonaerense impulsa un marco regulatorio para el abordaje integral de “los chicos, chicas y adolescentes con altas capacidades intelectuales (ACI) desde el jardín hasta la secundaria en las escuelas públicas y privadas de la provincia de Buenos Aires”.

La “Ley Benjamín de Educación para Niñas, Niños y Adolescentes con Altas Capacidades Intelectuales” fue presentada ayer, 17 de agosto, por el legislador radical en la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires.

Si es aprobada, la Dirección General Cultura y Educación (DGCyE) de la provincia de Buenos Aires crearía bajo su órbita una dependencia específica encargada de implementar programas de capacitación obligatoria a docentes, de impulsar la temática en los contenidos de las currículas que se utilizan para formar futuros maestros y de realizar el proyecto pedagógico individual.

Asimismo, si la Legislatura bonaerense impulsa la Ley Benjamín, la Dirección General Cultura y Educación (DGCyE) de la provincia de Buenos Aires podrá permitir la participación de un tutor perteneciente a la escuela o un asistente externo que acompañe al alumno “superdotado”.

La nueva dependencia, que crea el proyecto de Frangul, tendría entre sus atribuciones adelantar a un estudiante, para que este no tenga que cursar todos los grados del sistema escolar de la provincia de Buenos Aires.

En caso de que una escuela bonaerense no atienda las necesidades de un chico con altas capacidades intelectuales, el proyecto de ley del diputado Frangul también contempla sanciones. En principio, se impondrá un apercibimiento para la institución educativa que no respete la Ley Benjamín; en segunda instancia, se aplicaría una multa de entre 10 y 500 sueldos mínimos de la categoría básica inicial de la administración pública provincial a aquellos establecimientos que no atiendan las necesidades de  alumno “superdotado”.

Una vez agotadas estas dos instancias, de acuerdo a lo establecido en la iniciativa legislativa presentada ayer en la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires, los afectados podrán recurrir a la Justicia. “En la actualidad los niños con altas capacidades intelectuales no son contenidos por el sistema educativo“, sostuvo el diputado Frangul luego de presentar la primera iniciativa legislativa del país con esta temática.

Ante esta situación, el legislador contó que existe un 2% de personas en el país que tienen un coeficiente intelectual mayor a 130, por lo que son considerados “superdotados“.

Asimismo resaltó que “un niño o niña con altas capacidades intelectuales no depende de la clase social, puede darse en cualquier contexto familiar”. El primer proyecto de ley para niños “superdotados”, surgió luego de que el diputado radical conociera el caso de Benjamín.

El niño nacido en la ciudad de La Plata fue considerado por su psicóloga como un chico superdotado “con múltiples potencialidades, con una facilidad inusual para matemática, pero también un alto razonamiento verbal, poder de abstracción e inteligencia rica y muy creativa”.

Con ese diagnóstico, las autoridades educativas decidieron adelantar a Benjamín, por lo que pasó de la sala de 4 del jardín de infantes a un aula de primer grado en un colegio privado de La Plata. Al ver que al niño ya sabía lo que le enseñaban e incorporaba rápidamente el contenido, la familia de Benjamín decidió que rindiera libre segundo grado en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), con un título de validez nacional, y que cursara directamente tercero.

Sin embargo, la Dirección General de Educación Privada (DIEGEP) de la provincia de Buenos Aires desconoció el certificado de CABA y obligó a Benjamín a repetir el año pese a haber aprobado segundo grado de manera sobresaliente.

Esta situación, que fue llevada a la Justicia por los padres de Benjamín, inspiró al diputado Frangul a escribir el proyecto de ley para niños “superdotados” junto a la madre del niño de ocho años, Soledad Heit.

Fuente: Diputados Bonaerenses