Finalmente llegó el primer juicio oral y público que enfrentará la expresidente y ahora candidata a vice, Cristina Fernández de Kirchner. En total son trece los imputados, entre ex funcionarios y empresarios: CFK; Julio De Vido; José López; Nelson Periotti; Carlos Kirchner (primo del ex presidente); Lázaro Báez; Raúl Osvaldo Daruich; Mauricio Collareda; Héctor Garro; Juan Carlos Villafañe; Raúl Gilberto Pavesi; José Santibañez; y Abel Fatala. El Gobierno será la parte querellante a través de la Oficina Anticorrupción de Laura Alonso y de la Unidad de Información Financiera. La Senadora habló este martes 21/05 y aseguró que se trata de una persecución política.

_______________________________

Ha llegado finalmente el primer juicio oral y público de la expresidente y Senadora de la nación Cristina Fernández de Kirchner. Será este martes 21/05 a las 12 hs, en la Sala AMIA de los Tribunales de Retiro. El banquillo de los acusados tendrá varios acompañantes, personas que en algunos casos fueron de la entera confianza de CFK: el empresario Lázaro Báez, el ex ministro Julio de Vido y el ex secretario de obras públicas, José López, quienes también tendrán que rendir cuentas a la justicia Argentina.

En el juicio, que tardará entre 12 y 18 meses, se juzgará el presunto direccionamiento de la obra pública en Santa Cruz, en favor de Lázaro Báez. Junto a la expresidente y al empresario, habrá otros 13 acusados. CFK es la más complicada, ya que fue señalada como la “jefa de la asociación ilícita”.

A CFK se le acusa de ser la autora intelectual de un fraude al Estado para favorecer a Báez, quien recibió 52 contratos de obra pública vial por 46.000 millones de pesos durante los gobiernos kirchneristas.

Esta mañana 21/05, la Senadora escribió varios mensajes a través de su red social Twitter, donde aseguró que este juicio se trata de una persecución política por parte del Presidente Mauricio Macri.

«En unas horas comenzará en Comodoro Py un juicio oral al que jamás debí haber sido citada. Se trata de un nuevo acto de persecución con un único objetivo: colocar a una ex presidenta opositora a este gobierno en el banquillo de los acusados en plena campaña presidencial«, arrancó en su primer tuit la expresidente de la nación.


Y siguió: «Igualmente, una vez más y como siempre lo he hecho, volveré a ir. Si… pese a todo volveré a ir. No como otros, que desde Comodoro Py acusan y piden detenciones a mansalva y cuando los pescan infraganti no respetan las citaciones judiciales porque dicen que no tienen garantías».


«La citación de hoy se trata de una denuncia efectuada por el gobierno de Mauricio Macri sobre obras públicas viales llevadas a cabo enteramente en la provincia de Santa Cruz», alegó CFK.

Y agregó: «No se trata de una denuncia original sino de un refrito de denuncias desde el año 2008, armadas por diputados de la Coalición Civica, en las cuales Comodoro Py se declaró incompetente en el año 2011 y la justicia de Santa Cruz las sobreseyó por inexistencia de delito».

Su explicación fue larga y siguió: Para que se entienda: «se trata de licitaciones de obras públicas viales realizadas por un órgano provincial que depende del ministerio de economía y de la gobernación de la provincia.

Jamás tomé intervención alguna en los expedientes administrativos que se realizaron por cada una de estas obras. Entre la Presidencia de la Nación y las obras denunciadas existen doce instancias administrativas de carácter nacional y provincial.


Las “pruebas” por las que fui acusada son las leyes nacionales de presupuesto aprobadas por ambas cámaras del Congreso de la Nación, los DNU de ajustes presupuestarios de toda la Administración Pública Nacional y las Decisiones Administrativas dictadas por los Jefes de Gabinete.

Como frutilla del postre, también utilizan la “declaración” del “arrepentido” coucheado Fariña, quien se encuentra sujeto a una investigación criminal en el escandaloso caso D’Alessio por armado de causas truchas que se lleva adelante en el Juzgado Federal de Dolores.

Los juicios deben buscar la verdad. Pero aquí no parece que esto vaya a ocurrir. Mientras a mi defensa le impiden contar con las pruebas más elementales, se incorpora la declaración de la Dip. Oliveto -alias Pau- y un libro de Daniel Santoro, ambos imputados en la causa D’Alessio.

Claramente no se trata de hacer justicia. Sólo armar una nueva cortina de humo que pretende distraer a los argentinos y las argentinas -cada vez con menos éxito- de la dramática situación que vive nuestro país y nuestro pueblo», finalizó.

Qué se investiga:

Se investigan irregularidades en la adjudicación de obras públicas viales al Grupo Austral en la provincia de Santa Cruz.

El juez Ercolini procesó a la ex presidenta en este expediente en diciembre de 2016, cuando le trabó un embargo por 10.000 millones de pesos.

«Cristina Elisabet Fernández, en su carácter de Presidente de la Nación, entre el 10 de diciembre de 2007 y el 9 de diciembre de 2015, habría perjudicado los intereses confiados al violar su deber de administrar y cuidar fielmente los bienes del Estado nacional que estaban bajo la órbita de su responsabilidad, en función de su calidad de jefa de gobierno y responsable política de la administración general del país», escribió entonces el magistrado en su fallo.

El TOF 2 estará a cargo del debate. Arrancará con la presidencia de Jorge Gorini, uno de sus miembros, pero el cargo podrá rotar a lo largo del juicio. Los otros miembros son Rodrigo Giménez Uriburu y Andrés Basso, en tanto que el cargo de cuarto juez -algo obligatorio cuando se trata de debates largos- será ocupado por Adriana Paliotti.

Sobre los testigos de la causa, hay más de 163 mencionados y aunque se podrá prescindir de varios de ellos, entre los nombres están los de Ángelo Calcaterra, empresario y primo hermano del Presidente, que fue propuesto por la defensa de CFK, pasando por el ex titular de la Cámara Argentina de la Construcción, Carlos Wagner, arrepentido al igual que Calcaterra en los «cuadernos de las coimas» y los ex Jefes de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, Sergio Massa y Alberto Fernández y el ex Secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini.

Del lado de los defensores intervienen varios de los penalistas más reconocidos el fuero general, entre ellos Maximiliano Rusconi, quien representa a Julio De Vido y Carlos Beraldi será quien defenderá a la ex jefa de Estado y es reconocido como uno de los mejores penalistas del país.

Compartinos: