Luego de varias idas y vueltas, finalmente el traspaso de mando será en el Congreso Nacional y será la vicepresidente electa Cristina Fernández de Kirchner la que le tome juramento a Alberto Fernández, mientras que el presidente saliente, Mauricio Macri, serpa quien le entregará los atributos presidenciales. Desde el macrismo prefirieron avalar las pretensiones del jefe de Estado electo para evitar una crisis institucional que complicara temas referentes a la transición.

Al final será Cristina Fernández de Kirchner quien le tomará juramento al presidente electo Alberto Fernández el próximo 10 de diciembre. Para que se pueda dar esa situación, la exjefa de Estado protagonizará su jura ante Gabriela Michetti​ y se transformará en vicepresidenta en ejercicio.

En la ceremonia, el próximo mandatario recibirá los atributos de mando en manos del todavía presidente Mauricio Macri.

La Constitución, en su artículo 93, dictamina que “al tomar posesión de su cargo el presidente y vicepresidente prestarán juramento, en manos del presidente del Senado y ante el Congreso reunido en Asamblea”. En ese sentido, la norma se traduce en que el vicepresidente saliente (en este caso Michetti) sea quien lidera la ceremonia de traspaso presidencial.

Sin embargo, Mauricio Macri y Gabriela Michetti tendrán una mínima participación, como quería la fórmula del Frente de Todos.

Macri entregará los atributos del poder a Alberto Fernández y Michetti tomará juramento a Cristina Fernández para que se transforme en Vicepresidente de la Nación. Después, Macri y Michetti abandonarán el recinto de la Cámara de Diputados, Alberto jurará como Presidente de la Nación y pronunciará su discurso anunciando las medidas clave de su gobierno.

Compartinos: