El presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Sergio Massa, recibió hoy al flamante embajador argentino en España, Ricardo Alfonsín, con quien dialogó sobre una agenda de trabajo para potenciar las relaciones entre los parlamentos argentino y el europeo.

El encuentro se llevó a cabo en el Salón de Honor de la Presidencia, donde Massa valoró el gesto del presidente de la Nación, Alberto Fernández, en la designación del dirigente radical y ex Diputado Nacional como embajador.

Al respecto manifestó que “Juntos, comenzamos a trabajar en la agenda de relaciones con el parlamento Europeo. Vínculos fundamentales para la constitución y el fortalecimiento de lazos que nos ayuden a ponernos de pie”

Ademas durante la reunión dialogaron sobre la creación de una agenda de trabajo para potenciar las relaciones entre los parlamentos argentino y europeo.

Este encuentro se da en la misma semana en la que Alfonsín se reunió con el Presidente, Alberto Fernandez, en Casa Rosada.

 

El ex diputado nacional de la UCR, habló con la prensa a la salida de Balcarce 50, donde aseguró que la tarea encomendada es «muy importante» y que «espera poder cumplirla con éxito y estar a la altura de las circunstancias para el beneficio de los argentinos».

En este sentido soslayó que «Necesitamos tener la mejor relación posible con todos los países del mundo, con la Unión Europea, y en particular con España, que es el segundo país en inversiones en la Argentina».

Alfonsín consideró que España es «también una puerta con la Unión Europea muy importante» y que el mandato del Presidente es que trabaje «en conjunto con otros embajadores para fortalecer los vínculos» con el bloque europeo, en el marco de la «discusión» del tratado firmado el año pasado con el Mercosur, aunque «teniendo en cuenta las necesidades de cada uno de los países y tratando de conciliar aquellos aspectos en los que pudiera existir diferencias».

El flamante Embajador consideró que su nombramiento en España es «un gesto» de Fernández que «hay que valorar», sostuvo que le llamó la «atención» que no se analizara la noticia como una «señal muy fuerte a favor del diálogo y de la búsqueda de consensos» y agregó: «hay que hacer un esfuerzo para que la sociedad pueda percibir que este es el camino que el Presidente viene reclamando desde la campaña presidencial y que ahora ha materializado, entre otras cuestiones, con este ofrecimiento».

En ese sentido, sostuvo que las voces críticas del radicalismo han sido «minoritarias» y que, por el contrario, ha contado con el apoyo de la «inmensa mayoría» de sus correligionario, incluidos el de los gobernadores Rodolfo Suárez (Mendoza), Gerardo Morales (Jujuy) y Gustavo Valdés (Corrientes), además de intendentes, legisladores nacionales como Martín Lousteau y Carla Carrizo, y autoridades partidarias que respaldaron «una decisión que demuestra que el radicalismo está dispuesto a actuar para terminar con la grieta».

Recordamos que el Presidente le había anunciado el nombramiento de Ricardo Alfonsín a su par español, Pedro Sánchez, y luego al rey Felipe VI, durante las reuniones que mantuvo en Madrid la semana pasada durante la gira oficial que también lo llevó por Italia y Francia.

Compartinos: