Sobre el estado del Riachuelo

Especialistas analizaron en la Legislatura el estado de situación de tareas para sanear el curso de agua que delimita parte de la Capital Federal con el conurbano de la provincia de Buenos Aires.

“El Riachuelo, camino a la transparencia” fue el título de una jornada de estudio y debate en la Legislatura porteña, con la participación de expertos por iniciativa de la diputada Paula Oliveto (Coalición Cívica-ARI).

El encuentro fue auspiciado también por el instituto Hannah Arendt y Sociedad Científica Argentina, mediante su Instituto de Energías Renovables y Ambiente (IERA).

Al principio de deliberaciones (divididas en dos paneles de debate) se leyó un documento del IERA que denuncia la «mora en la ejecución del fallo de la Corte» sobre el saneamiento del Riachuelo. «Lo que debió ser un caso de éxito trasladable como política de estado a otras cuencas, fue un relato de excusas», sostiene el pronunciamiento.

«Acumar (Autoridad de la Cuenca Matanza Riachuelo) no pudo, quiso o supo, tras más de siete años, lograr objetivos ordenados por el alto tribunal», se afirmó. Y a continuación manifiesta el IERA: «depositamos nuestra esperanza en la nueva gestión de Acumar, que se inicia con un marco de mayor transparencia».

Además de la organizadora diputada Oliveto, participaron en mesas de discusión Alberto Termine y Fernanda Reyes (del consejo consultivo de Acumar); legislador Adrián Camps (Partido Socialista Auténtico), presidente de la Comisión Especial del Cambio Climático de la Legislatura; Alfredo Alberti, de la Asociación Vecinos de la Boca; diputada María Inés Gorbea (SUMA+), presidente de la Comisión de Ambiente; Christhope Prevost y Elba Gaggero, del Grupo Banco Mundial; Daniel Tomasini, ex coordinador de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo), y Andrés Nápoli, director ejecutivo de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales.