Tienen que ser MUJERES. Por Marcelo Mango

En nuestra provincia, ( Rio Negro) la Ley 3717, Código Electoral y de Partidos Políticos establece la participación equivalente de Géneros desde el año 2003. La Ley 27.412 de Paridad de Género en Ámbitos de Representación Política es una legislación argentina que establece que las listas de candidatos al Congreso de la Nación (diputados y senadores) y al Parlamento del Mercosur deben ser realizadas ubicando de manera intercalada a mujeres y varones desde el/la primer/a candidato/a titular hasta el/la último/a candidato/a. Fue sancionada el 23 de noviembre de 2017.

Si bien estas leyes no incluyen las definiciones que se tengan en el marco del Poder Judicial (cuya ley provincial establece que el STJ «debe conformarse con vocales de ambos sexos»), marcan muy fuertemente la construcción sostenida en función del empoderamiento de las mujeres para acceder a los lugares de poder, de toma de decisiones y de representación en participación equivalente de géneros.

“La representación de las mujeres en el STJ está cubierta con Piccinini” manifestó la gobernadora Arabela Carreras. Frente a esta manifestación me pregunto ¿El oficialismo de JSRN no quiere más mujeres en el STJ? Si esto resultara ser así ¿no podría interpretarse como un desconocimiento a la histórica y persistente lucha de las mujeres por la igualdad de sus derechos?

En un sentido parecido al de la Gobernadora se expresaron integrantes del Bloque de JSRN. La legisladora Silvia Morales, representante oficialista en el Consejo de la Magistratura que elegirá les jueces, al referirse al tema dijo que respeta “las políticas de género, de la equidad, de la igualdad” pero “lo que se va a priorizar en este caso es la idoneidad de la persona, la capacidad, la experiencia…”, ¿El oficialismo no considera importante la formación con perspectiva de género que establece, por ejemplo, la Ley Micaela?

Estamos frente a una oportunidad histórica de comenzar a mejorar el Poder Judicial rionegrino incorporando personas comprometidas con la defensa de los derechos y garantías, sobre todo de los sectores más vulnerados y sistemáticamente sometidos, violentados y explotados.

Es tiempo de terminar con los Tribunales de «supremos» o «superiores» que alevosamente usan los fallos para proteger a los poderes fácticos, para encubrir los delitos de toda laya cometidos y de paso montar operaciones destituyentes, como lo viene haciendo la CSJN, o para intentar violar la constitución admitiendo re-reelecciones como resolvió el STJ.

Tenemos que terminar con Tribunales que siempre dictan sentencias en favor de los poderosos, en contra de los Derechos Humanos o pisoteando la Constitución, como por ejemplo lo hizo el STJ de Río Negro avalando la detención de menores de los sectores vulnerables por parte de la Policía en contra de los más elementales derechos de nuestras infancias, o persiguiendo representantes democráticos. No pienso votar jueces que son cómplices de los poderosos y que actúan de espaldas a la inmensa mayoría del pueblo.

Estoy decidido a votar mujeres porque son ellas quienes tienen mucho que aportar, producto de la experiencia ganada en sus vidas y en las calles en su larga lucha por modificar esta sociedad patriarcal que las violenta y las asesina, y les impide el acceso igualitario a los lugares de toma de decisiones. Demasiadas decisiones ya se han tomado en el Poder Judicial al servicio del poder establecido. Para mantener este poder judicial como está, basta con los tres miembros que quedaron .

Si procuramos cambiarlo tenemos la oportunidad de votar mujeres comprometidas con los valores democráticos, con el respeto a los Derechos Humanos, a nuestras constituciones, que garanticen el estado de derecho y la igualdad ante la ley; y que sean parte de la construcción de una sociedad más justa e igualitaria. Donde todas las ciudadanas y ciudadanos tengan fallos en pos de las garantías y derechos sociales, económicos, políticos, culturales, ambientales.

Quiero votar mujeres plenamente decididas a construir una sociedad más justa también en el Superior Tribunal de Justicia.

Las mujeres, les humildes, las infancias, necesitan una jueza justa; es un Derecho.

 

Marcelo Mango
Legislador provincial por el Frente de Todos, Rio Negro

Deja una respuesta