Ambas medidas fueron en sesión extraordinaria. En el caso de Suárez Lastra como otros dirigentes, fueron desafiliados por ser parte de la alianza oficialista Vamos Juntos.

La Convención de la UCR porteña, reunida en sesión extraordinaria, ratificó ayer la convocatoria a elección de autoridades partidarias para el 19 de noviembre y desafiliación automática de Facundo Suárez Lastra y otros dirigentes radicales. A los desafiliados se los considera responsables de no cumplir la decisión orgánica del radicalismo de la Ciudad, para competir en últimas elecciones como candidatos en listas por fuera de Evolución, la nómina que respaldó la UCR porteña y lideró el ahora diputado electo Martín Lousteau.

El cónclave, en la sede del Comité de la UCR-Capital, con veedores judiciales enviados por la jueza María Romilda Servini de Cubría, además prorrogó todos los mandatos, de autoridades partidarias como delegados a la Convención de la Ciudad y Comité Nacional.

Así, la conducción del partido, encarnada en su titular, Emiliano Yacobitti, y el histórico operador radical Enrique Coti Nosiglia, consiguió fuerte respaldo político en su pulseada con el sector de radicales porteños alineados con el PRO, que encabezan Facundo Suárez Lastra y Jesús Rodriguez.

La prórroga de mandatos le permite al tándem Yacobitti- Nosiglia retener la conducción de la UCR en el único distrito donde no forma parte de Cambiemos, por lo menos, hasta que se habilite el proceso electoral interno. Con todo, el oficialismo partidario aún deberá enfrentar la batalla judicial para seguir con sus planes y conseguir que la jueza federal Servini, con competencia electoral, deje sin efecto la medida cautelar que suspendió comicios internos.

La conducción del Comité de la UCR-Capital, mediante su apoderado, Mariano Genovesi, presentó ayer una apelación ante el juzgado de Servini, contestando cada uno de los puntos incluidos en el recurso amparo presentado por Suárez Lastra y otros dirigentes separados de filas partidarias.

La dura pelea por el control de la UCR- Capítal tendrá decisivas consecuencias en el distrito porteño, pero también para Cambiemos a nivel nacional. Por un lado, el macrismo distrital y, en particular, el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta, buscan que sus aliados Suárez Lastra y Rodríguez, comandados por el ex senador Ernesto Sanz, se hagan de la estructura partidaria en el distrito y, así, dejar a Martín Lousteau, sin el principal soporte político y territorial de Evolución.

Asimismo, la pelea tiene como trasfondo el enfrentamiento nacional entre aquellos críticos a la relación del partido con el macrismo en la alianza gobernante y alineados con Casa Rosada, pulseada que se materializará en la Convención Nacional, que en diciembre próximo definirá a la nueva conducción del Comité Nacional de la UCR, que hoy encabeza José Corral.

Compartinos: