La inmensa pérdida de hielo registrada en Groenlandia durante 2019 no fue causada solo por temperaturas cálidas. Un nuevo estudio identifica patrones excepcionales de circulación atmosférica que contribuyeron de manera importante a la rápida pérdida de masa de la capa de hielo.

Debido a que los modelos climáticos que proyectan el derretimiento futuro de la capa de hielo de Groenlandia actualmente no tienen en cuenta estos patrones atmosféricos, pueden estar subestimando el derretimiento futuro en aproximadamente la mitad, advierte el autor principal, Marco Tedesco, del Observatorio de la Tierra Lamont-Doherty de la Universidad de Columbia.

El estudio, publicado en The Cryosphere, utilizó datos satelitales, mediciones en el suelo y modelos climáticos para analizar los cambios en la capa de hielo durante el verano de 2019.

Los investigadores descubrieron que si bien en 2019 se produjo la segunda mayor cantidad de escorrentía del hielo derretido (2012 fue peor), trajo las mayores caídas en el balance de masa superficial desde que comenzó el mantenimiento de registros en 1948. El balance de masa superficial tiene en cuenta las ganancias en el hielo masa de la lámina, como a través de nevadas, así como pérdidas por escorrentía de agua de deshielo superficial.

«Puede ver el balance de masa en Groenlandia como su cuenta bancaria –señala Tedesco–. En algunos períodos gastas más, y en otros ganas más. Si gastas demasiado, te vuelves negativo. Esto es lo que le pasó a Groenlandia recientemente«.

Específicamente, en 2019, el balance de masa superficial de la capa de hielo se redujo en aproximadamente 320.000 millones de toneladas por debajo del promedio de 1981-2010, la mayor caída desde que comenzó el mantenimiento de registros en 1948. Entre 1981 y 2010, la «cuenta bancaria» de masa superficial ganó alrededor de 375.000 millones de toneladas de hielo por año, en promedio.

En 2019, ese número estaba más cerca de 50.000 millones de toneladas. Y aunque una ganancia de 50.000 millones de toneladas todavía puede sonar como una buena noticia para una capa de hielo, Fettweis explica que no lo es, debido a otro factor: la capa de hielo también está arrojando cientos de miles de millones de toneladas a medida que los icebergs se rompen en el océano.

En condiciones estables, las ganancias en el equilibrio de la masa de la superficie serían lo suficientemente altas como para compensar el hielo que se pierde cuando los icebergs se desprenden. En las condiciones actuales, lo desprendido supera con creces las ganancias en el balance de masa de superficie. En total, se estima que la capa de hielo perdió 600.000 millones de toneladas en 2019, lo que representa un aumento del nivel del mar de aproximadamente 1,5 milímetros.

Hasta ahora, 2012 fue el peor año de Groenlandia para el balance de masa de superficie, con una pérdida de 310.000 millones de toneladas en comparación con la línea de base 1981-2010. Sin embargo, las temperaturas de verano en Groenlandia fueron en realidad más altas en 2012 que en 2019, entonces, ¿por qué la superficie perdió tanta masa el año pasado?

Tedesco y el coautor Xavier Fettweis, de la Universidad de Lieja, descubrieron que la pérdida de hielo récord estaba relacionada con condiciones de alta presión (llamadas condiciones anticiclónicas) que prevalecieron sobre Groenlandia durante períodos de tiempo inusualmente largos en 2019.

Las condiciones de alta presión inhibieron la formación de nubes en la parte sur de Groenlandia. Los cielos despejados resultantes dejan entrar más luz solar para derretir la superficie de la capa de hielo. Y con menos nubes, había alrededor de 50 mil millones de toneladas menos de nevadas de lo habitual para agregar a la masa de la capa de hielo.

La falta de nevadas también dejó hielo oscuro y desnudo expuesto en algunos lugares, y debido a que el hielo no refleja tanta luz solar como la nieve fresca, absorbió más calor y exacerbó el derretimiento y la escorrentía.

Las condiciones eran diferentes, pero no mejores, en las partes norte y oeste de Groenlandia, porque a medida que el sistema de alta presión giraba en el sentido de las agujas del reloj, extraía aire cálido y húmedo de las latitudes más bajas y lo canalizaba hacia Groenlandia.

«Imagine que este vórtice gira en la parte sur de Groenlandia –explica Tedesco–, y que literalmente absorbe, como una aspiradora, la humedad y el calor de la ciudad de Nueva York, por ejemplo, y lo descarga en el Ártico, en este caso, a lo largo de la costa oeste de Groenlandia. Cuando eso sucedió, porque tienes más humedad y más energía, promovió la formación de nubes en la parte norte«.

Pero en lugar de traer nevadas, estas nubes cálidas y húmedas atraparon el calor que normalmente irradiaba del hielo, creando un efecto invernadero a pequeña escala. Estas nubes también emitieron su propio calor, exacerbando la fusión.

A través de estos efectos combinados, las condiciones atmosféricas del verano de 2019 llevaron a la pérdida de masa anual más alta de la superficie de Groenlandia desde que comenzó el mantenimiento de registros.

Con la ayuda de una red neuronal artificial, Tedesco y Fettweis descubrieron que la gran cantidad de días de 2019 con estas condiciones atmosféricas de alta presión no tenía precedentes. El verano de 2012, uno de los peores años de Groenlandia, también experimentó condiciones anticiclónicas.

«Estas condiciones atmosféricas son cada vez más frecuentes en las últimas décadas –advierte Tedesco–. Es muy probable que esto se deba a la ondulación de la corriente en chorro, que creemos que está relacionada, entre otras cosas, con la desaparición de la capa de nieve en Siberia, la desaparición del hielo marino y la diferencia en la velocidad a la que la temperatura está aumentando en el Ártico frente a las latitudes medias«.

En otras palabras, el cambio climático puede hacer que las condiciones atmosféricas destructivas de alta presión sean más comunes en Groenlandia.

Los modelos climáticos globales actuales no son capaces de capturar estos efectos de una corriente de chorro más pesado. Como resultado, «es muy probable que las simulaciones de impactos futuros subestimen la pérdida de masa debido al cambio climático –alerta Tedesco–. Es casi como perder la mitad de la fusión«.

La capa de hielo de Groenlandia contiene suficiente agua congelada para elevar el nivel del mar hasta 7 metros. Entender los impactos de los cambios en la circulación atmosférica será crucial para mejorar las proyecciones sobre la cantidad de agua que inundará los océanos en el futuro, apunta Tedesco.

Compartinos: