“Un modelo de inclusión social debe ser un modelo de la cultura del trabajo”

El diputado nacional del bloque UNIR, Alberto Asseff, solicitó a los Ministerios de Desarrollo Social, de Trabajo y del Interior información respecto de “si es cierto que los diversos planes asistenciales abarcan a más de quince millones de personas”.

En el texto presentado hoy, miércoles por la mañana, se consulta al Poder Ejecutivo cuál es la cifra de beneficiarios que “efectivamente realizan una contraprestación laboral y cuántos reciben entrenamiento y preparación para su reinserción en la actividad privada”.

El diputado Asseff explica que la intención no es eliminar los subsidios, “sino que estos compatriotas marginados retornen a la dignidad humana cabal, esa que sólo brinda el trabajo”. El objetivo, señala, es que el Estado Nacional y sus jurisdicciones “entiendan que asistir sin dignidad es hundir aún más a los marginados y, en contraste, asistir con la exigencia de trabajar y/o con el reentrenamiento para retornar al mundo del trabajo, es dignificar a las personas, esto es la suprema obra de un gobierno noble”.

El legislador peronista en su petición incluye la posibilidad de que esa cifra, los quince millos de asistidos, no correspondan únicamente a beneficiarios del Estado nacional, sino que también incluyan “a los que poseen subsidios provenientes de las provincias y los municipios”. La petición, si fuese de esa forma, “solicita se cuantifique el total de beneficiarios que perciben asistencia de las provincias y municipios”.

El informe concluye preguntando si la intención de los ministerios “es que en el breve plazo los asistidos dispongan de un trabajo digno”.

Al respecto, aclara que “un modelo de inclusión social debe ser un modelo de cultura del trabajo”. Asseff concluye: “Si hay asistencia, pero no hay trabajo, el cuadro es sombrío con pronóstico peor que reservado”.

Deja una respuesta