Verbitsky: Si no se reformula el proyecto «los problemas que hemos visto hasta ahora lejos de solucionarse se van a agravar»

El titular del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) Horacio Verbitsky disertó en el plenario de comisiones del Senado que aborda la reforma a la ley de Inteligencia. Cuestionó el rol del aparato de Inteligencia, la transparencia que supone el articulado y la «deserción» de la oposición al debate.

El referente de los Derechos Humanos comenzó su exposición recordando el compromiso que el Estado argentino había asumido en 2005 de modificar el marco regulatorio de la Inteligencia nacional. Se lamentó que hubiera tenido que suceder la denuncia del fiscal Alberto Nisman contra el Ejecutivo y su posterior fallecimiento para que el oficialismo cumpliera su compromiso.

A su vez, cuestionó el tratamiento acelerado que el Frente Para la Victoria busca imprimirle a una ley clave para el funcionamiento institucional del país. En ese sentido, consideró que fue una decisión «absolutamente irresponsable».

Por otra parte, en referencia a las principales fallas que tiene la propuesta de la Casa Rosada, criticó que se consolidara la actuación de la Agencia Federal de Inteligencia como auxiliar de la Justicia. Detalló que esa faena debe quedar bajo la órbita de las distintas fuerzas de seguridad.

En ese sentido, Verbitsky indicó que la AFI debe ser «un organismo de inteligencia nacional» y que eso no lo logra la iniciativa en discusión. Exhortó a que se reformule el proyecto, porque sino «los problemas que hemos visto hasta ahora lejos de solucionarse se van a agravar».

Por otra parte, el periodista cercano al oficialismo indicó que el articulado hace «flotar en la estratósfera» a las tareas de la estrategia militar y que esa deriva tiene el resultado de dejar ese organismo librado al «poder político».

Asimismo, cuestionó la transparencia de la información. Criticó que el proyecto, que sería ley antes de marzo, incorpore un período de 25 años para desclasificación la documentación recabada. Como contraejemplo, citó la jurisdicción norteamericana que determina 10 años para levantar el secreto de información.

En sintonía, detalló que el principio rector debe ser la transparencia, no el secreto. Y aclaró que ese principio también debe aplicarse el tratamiento de los fondos.

Finalmente, respecto a ausencia de la oposición de no participar del plenario, Verbitsky cargó contra esa postura: «No hay argumentos para desertar de semejante discusión».

Deja una respuesta