Con frecuencia se denomina erróneamente criogenia a la criónica o criopreservación, que es el conjunto de técnicas utilizadas para preservar, utilizando muy bajas temperaturas, personas legalmente muertas, o animales, para una posible reanimación, cuando la ciencia y la tecnología futura puedan remediar toda enfermedad y revertir el daño debido al proceso de criopreservación. Los científicos tienen la esperanza que en siglos posteriores existan descubrimientos para curar las pandemias terminales y los hagan “volver a funcionar” por métodos mecánicos o cibernéticos.
En la actualidad, 47 cadáveres se mantienen congelados en espera de ser resucitados. No es ciencia ficción, es un desafío a la inmortalidad, son “pacientes suspendidos”. La realidad es que se puede optar por suspender todo el cuerpo o sólo la cabeza, recomiendan sólo la cabeza, porque es una tecnología mucho más moderna. En el caso especifico del kirchnerismo y para ser más preciso, con Luis D´Elía o Fernando Esteche, alcanzaría sólo con la cabeza, que es donde la ciencia debería trabajar en un futuro. Para ser más exacto, en el cerebro.
Allí, en el lóbulo temporal, localizado frente al lóbulo occipital, aproximadamente detrás de cada sien, se desempeñan importantes tareas visuales complejas, como el reconocimiento de caras. El lóbulo temporal se ocupa de varias funciones, incluido el “lenguaje”, y también es la zona que contribuye al equilibrio y regula emociones y motivaciones como la ansiedad, el placer y la “ira”. Aquí quería llegar.
“El lenguaje” y “la ira” en el kirchnerismo y especialmente en estos dos exponentes, son prácticas habituales en la que nos tienen acostumbrados; la ciencia, ya que la justicia no funciona, debería esclarecer en el futuro que participación tuvieron (DÉlía y Esteche) en la muerte del Fiscal Especial Alberto Nisman, aquel que 22 meses atrás denuncio a la expresidenta, a su canciller y a un grupo de funcionarios de Traición a la Patria, por negociar con los asesinos, de los muertos de la Amia, la impunidad bajo el sospechoso Memorándum de Entendimiento con Irán.
Y ya que dejamos todo en manos de la criopreservación, aprovechemos para incluir en la lista de esta especie a Hebe de Bonafini y como no podía ser de otra manera… ¿quién falta? Acertó!!!… Cristina Fernández de Kirchner. Aquí deberían los científicos detenerse, pues, por aquellos años tal vez ya tengan la solución inmediata del CCM (son siglas en inglés) llamadas comúnmente en la actualidad “Malformaciones Cavernosas”. Estas malformaciones pueden surgir en cualquier parte del cerebro, pero normalmente se encuentran en la región supratentorial. Las investigaciones científicas han demostrado que hasta el 50 al 70 % de las CCM supratentoriales causan trastornos convulsivos y tienden a ser más resistentes (“intratables”) al tratamiento médico.
Existen en el cerebro de cada persona unas zonas que se llaman epileptógenas, las cuales pueden causar ataques cuando están irritadas. Recordemos que estamos hablando de la criopreservación y de quiénes; en estos casos en particular la ciencia ya llega con adelantos que favorecen a las pacientes en cuestión, estas zonas llamadas epileptógenas, no cambian de ubicación dentro del cerebro con el tiempo. Es decir, si se pudiera utilizar un electroencefalograma para delimitar la zona, esta zona no cambiaría ni se mudaría con el tiempo. El determinar los límites de la zona epileptógena ayuda a los médicos a determinar si la epilepsia es causada por una lesión, o por otro proceso cerebral. No es cuestión de descubrir una lesión en una zona del cerebro e inmediatamente atribuir la epilepsia a la presencia de esta lesión. Hay otros factores que pueden hacer un papel importante. Estos factores incluyen, por ejemplo, el número de lesiones que el paciente tiene, o su susceptibilidad o predisposición a la epilepsia. Esta susceptibilidad puede variar mucho de persona a persona. Para algunas personas, es posible que nunca se descubra la causa de su epilepsia.
Preservarlos, no es un deseo de gran parte de los argentinos… pero si, “Investigarlos”. Dios, ten piedad de nosotros… y si existe, ya sé que no está en el Vaticano.

*Periodista-Escritor
*Autor de: “Colombia… capital de los infiernos”-“Doble Agente”-“Los Apropiadores”-“Muchos dedos en el gatillo”, entre otros títulos.
*1986: Congresal provincial (PJ)
*1991: Candidato Diputado Nacional (PJ)
*1995: Candidato a Intendente Esteban Echeverría (PJ)

Compartinos: