Aníbal Ibarra, ex jefe de Gobierno porteño y actual legislador porteño del Frente para la Victoria, denunció: “En vez de hacer viviendas o escuelas, Macri quiere entregarle las hectáreas de Casa Amarilla al club Boca Juniors”.

Además, agregó: “Macri desde que era presidente de Boca quería esas manzanas para el club, no solo me lo dijo personalmente sino que cuando yo era jefe de gobierno presentó una nota diciendo que los quería para actividades deportivas y hacer un alojamiento para jóvenes que venían del Interior, y le dije que no, que esos terrenos serían viviendas”.

También, resaltó: “una asociación vinculada a Macri presentó un amparo para que no se hagan las viviendas y frenaron el proceso” y añadió que solo se hicieron 400, en vez de las 4 mil estipuladas.

Finalmente, sostuvo: “en La Boca hay un déficit de viviendas terrible y esas tierras debían destinarse a función social”.

Los terrenos de Casa Amarilla estuvieron destinados a construir viviendas sociales. Pero el Pro propone cambiar la zonificación de terrenos como paso previo para entregar el dominio a su club.

El legislador porteño Aníbal Ibarra explicó: “Desde el punto de vista ético, es cuestionable el proyecto: el ex presidente de Boca es jefe de Gobierno, el actual presidente (Daniel “El Tano” Angelici) es mano derecha de Macri y en la Legislatura el autor del proyecto es el vicepresidente de Boca”. “Atienden de los dos lados del mostrador, para más de dos hectáreas con un valor estratégico de la Ciudad que luego son irrecuperables”, dijo.

La primera modificación sobre uso de esas tierras fue realizada por el decreto 723/10 del jefe porteño, Mauricio Macri, que se resistió a la construcción de viviendas sociales en el predio. Según el texto, las tierras debían destinarse a “función pública” como educativa, salud, seguridad o espacio verde.

La idea es utilizar vías de ferrocarril para que la gente pueda ir a los partidos utilizando una estación específica; también que haya puentes que unan La Boca con Barracas.

 

Compartinos: