ACIERA alerta ante estafa a hermanos con proyectos de inversión financiera

En pocos días se cumplirán dos años desde el inicio de la pandemia que ha afectado a todo el planeta. Los ciudadanos en Argentina, y esto incluye a los de las comunidades de fe, nos encontramos viviendo tiempos desafiantes en todos los aspectos. Las dificultades económicas, laborales y de incertidumbre en cuanto al destino de los ahorros ha impactado en muchos hermanos y generado la búsqueda de alternativas de inversión con rendimientos positivos.

ACIERA ha tomado conocimiento que muchos hermanos se han involucrado, de alguna u otra forma, en proyectos de inversión que prometen rendimientos financieros considerables. Que ofrecen retornos desde el 5 al 10% mensual en dólares, difundiéndose así rápidamente la propuesta entre miembros de las iglesias.

Estas propuestas carecen de seriedad y responden al formato de lo que ha sido dado en llamar esquema Ponzi. Es, lisa y llanamente, una estafa que dañará a los ingenuos e incautos inversores tan rápida como fluidamente dejen de ingresar nuevos adherentes a la base de la pirámide.

Aún más grave se torna la situación, cuando se asocia a plataformas de asesoramiento financiero con congregaciones de fe que les dan un marco de espiritualidad y difunden entre la membresía la propuesta de inversiones espurias. No podemos permitir que se utilice a la Iglesia como un canal de negocios financieros o de cualquier otra índole. No es el ámbito adecuado para hacer prosperar este tipo de propuestas.

Desde ACIERA creemos que Dios utiliza el trabajo digno para prosperar a las personas, y como un medio para bendecir y amar al prójimo. Fomentamos que todos los hermanos busquen progresar económicamente, pero al mismo tiempo cumpliendo con los postulados bíblicos:

Te ganarás el pan con el sudor de tu frente. Génesis 3:19
El dinero mal habido pronto se acaba. Proverbios 13: 11a
Más vale tener poco con justicia que ganar mucho con injusticia. Proverbios 16:8

Y también alejando de nuestros corazones el espíritu de codicia que daña y destruye:
Porque el amor al dinero es la raíz de toda clase de males. Por codiciarlo, algunos se han desviado de la fe y se han causado muchísimos sinsabores. 1ª Timoteo 6:10

Alentamos a los pastores a estar atentos para que estas propuestas no dañen a sus miembros. Nos ponemos a vuestra disposición para ampliar el asesoramiento. Ofreciéndoles que se contacten con ACIERA y con el equipo de empresarios y profesionales, que asesoran y sirven a la Iglesias en Argentina.

Rogamos a Dios por aquellas personas que por dificultades económicas se hayan involucrado en este tipo de proyectos. Que su fe no sea dañada y puedan recuperarse de sus pasos equívocos.
Deseamos que este nuevo año provea un despertar de sueños y nuevo vigor para continuar edificando el Cuerpo de Cristo.