El diputado nacional por Cambiemos Eduardo Amadeo habló con Mario Mintz en La Mañana del País y se refirió a la situación del ex ministro de Planificación, Julio De Vido, por quien mañana se realizará una sesión especial en Diputados para votar por su reclusión de la cámara baja: «La discusión de mañana no es tanto echar a De Vido, sino dar un mensaje de que se acabó el chiste», admitió.

Amadeo también relacionó el debate por De Vido con las elecciones legislativas: «Cristina Fernández de Kirchner y su difunto esposo fueron sus jefes. A ella le correspondería lo mismo porque forma parte de la misma organización ilícita, ella es la que lo protege», explicó.

Respecto al debate de mañana, el diputado bonaerense se alineó al discurso de los últimos días de sus pares que promovieron esta sesión al aclarar que sabían que no llegaban a los votos para poder expulsar a De Vido, pero que la idea era exponer la inhabilidad moral del ex ministro para ejercer en la cámara: «Lo de De Vido tiene un valor simbólico, es decir, ‘cortemoslá con esto de hacer lo que se da la gana y luego refugiarse en el Congreso’. Pero no podemos tener sentado ahí a un señor que fue responsable de la tragedia de once, entre otras cosas».

En esa misma línea, concluyó que la sesión de mañana será distinta en cuanto a las abstenciones, ya que «cada número vale, así que se votará si se da permiso para abstenerse», explicó. Y resaltó: «Es muy importante mirar uno por uno quién hace qué, porque ahí se va a ver la verdadera posición».