LA PANDEMIA AVANZA EN EL MUNDO Y EN ARGENTINA AFECTA CON MAYOR NÚMERO DE CONTAGIOS Y FALLECIDOS A LA REGIÓN DEL AMBA, SIN SOLUCIONES DE FONDO AÚN A LA VISTA Y CON LA CUARENTENA SEGMENTADA COMO LA RESPUESTA COMUNITARIA MÁS EFICAZ. PROPUESTAS, CAMBIOS DE HÁBITOS Y LA GESTIÓN DE LA CRISIS EN RELACIÓN CON OTRAS GRANDES CIUDADES.

El gobierno de la Ciudad de Buenos Aires estima que el pico de la pandemia de coronavirus podría darse para la segunda quincena de mayo , con 2200 pacientes leves en hoteles, 600 camas suplementarias de internación general y al menos otras 200 para terapia intensiva, según el ministro de Salud porteño Fernán Quirós, que, en un paso de comedia, debió rectificar declaraciones del 22 de abril, en las que los medios reflejaron posibles “3.000 casos diarios”, en afirmaciones que según el funcionario “malinterpretaron sus dichos”.

En tanto toda la región del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), en coordinación con las políticas del gobierno nacional, el de CABA y el de la Provincia de Buenos Aires, flexibilizará bastante poco las condiciones de la cuarentena que rige por el decreto 297/2020 de aislamiento social, preventivo y obligatorio desde el 20 de marzo pasado, en todo el territorio nacional, con sus sucesivas prórrogas.

El AMBA está compuesta por localidades y barrios de la Ciudad de Buenos Aires y del Gran Buenos Aires, unos cuarenta municipios, con la concentración urbana de mayor densidad del país, alrededor del 30% de la población total con cerca de 15 millones de habitantes.

Prevalece la constatación empírica de que el AMBA registra mucho más de la mitad de los contagios de toda Argentina por lo que una apertura desordenada del aislamiento social preventivo podría implicar un retroceso de todo lo logrado con tanto esfuerzo, tal como lo demuestran experiencias en otros países.

A partir del 27 de abril, en principio hasta el 11 de mayo, la tercera fase nacional del aislamiento social preventivo es la de una cuarentena “de segmentación geográfica” (1) en la que se seguirán habilitando áreas y actividades determinadas que no representen riesgo de contagios masivos, principalmente en el interior del país, donde no se registre circulación comunitaria del virus en conglomerados de menos de medio millón de habitantes.

CABA, Provincia de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba emitieron un comunicado conjunto en el que aclararon que “en aquellos grandes aglomerados urbanos con circulación viral, no se habilitarán las salidas de esparcimiento de una hora”, anunciadas el 25 de abril por el presidente Alberto Fernández, pero dejadas al criterio final de cada jurisdicción.

De este modo en CABA el paisaje de una vuelta de los chicos a las calles y menos aún a clases o de los adultos mayores circulando sin restricciones no figura en las previsiones inmediatas, al menos durante el inicio de los meses más fríos del año en los que proliferan estacionalmente todo tipo de infecciones respiratorias.

Por el momento, en CABA comenzaron a funcionar las consultas médicas y odontológicas únicamente con turno previo y se habilitaron determinadas actividades puntuales como los bancos y las terminales de pagos de servicios con sistemas de turnos o asistencia por terminación de los números de documentos.

El jefe de gobierno porteño, Horacio Rodriguez Larreta, y su ministro de Hacienda Martín Mura, anunciaron recientemente la suspensión de “gastos no indispensables” y la revisión de contratos de servicios de la Ciudad, luego de las polémicas y el pedido de explicaciones legislativas por la compra de barbijos a precio excesivo, a más del ciento por ciento de su valor, y las denuncias de irregularidades en la contratación “intrafamiliar” de hotelería para cumplir servicios públicos durante el primer mes de cuarentena.

PROPUESTAS DEL FRENTE DE TODOS EN CABA

El bloque del Frente de Todos en la Legislatura porteña impulsó en el marco de la pandemia varias iniciativas en defensa de los intereses populares, que generaron resistencias en el oficialismo de Juntos por el Cambio.

Por ejemplo el cobro de un impuesto extraordinario y por única vez a bancos, operadores financieros, ART y AFJP de la Ciudad con el objetivo de financiar en la crisis los sistemas de salud y educativo. La iniciativa lleva la firma de los legisladores Manuel Socías, Matías Barroetaveña y Santiago Roberto.

Otras propuestas fueron la universalización de viandas escolares, impulsada entre otros por la legisladora Lorena Pokoik, y la agilización de entregas de dispositivos tecnológicos que permitan mejorar los planes de contingencia de educación a distancia forzados por el aislamiento comunitario.

María Rosa Muiños, Lucía Cámpora, María Bielli, Ofelia Fernández, Javier Andrade y Claudio Morresi, entre otros, llevaron adelante variados proyectos vitales en la emergencia (2).

Algunas de sus iniciativas se refirieron a informes de abastecimiento de elementos de protección personal para trabajadores/as del GCBA en la prevención del Covid-19; fortalecimiento de políticas de prevención y atención a situaciones de violencia de género en el marco del aislamiento social;  atención prioritaria de personas en situación o riesgo de calle; asistencia a inquilinos/as y hotelados/as; suspensión por 60 días de todo desalojo correspondiente al ámbito de CABA de los inmuebles ocupados como vivienda y declaración de la emergencia sanitaria en CABA por epidemia de dengue.

La propuesta dirigida a bancos y entidades financieras pide gravar con el uno por ciento de lo que hayan abonado en 2019 de Ingresos Brutos a empresas o personas que hayan superado los 30 millones de pesos de pago de impuestos en ese año.

La argumentación del proyecto agrega que “durante 2019 el conjunto de los bancos ganó más de 420 mil millones de pesos, mucho más que los 253.789 millones de 2018. Buena parte, por operaciones de tipo especulativo (Leliq y otras) en las que le prestaban al Banco Central al 80 por ciento dinero que tomaban de los ahorristas al 30 por ciento. Otros sectores económicos altamente concentrados experimentaron en los últimos años rentas extraordinariamente elevadas. Por ejemplo, la AGIP informó que el año pasado el e-commerce generó en Argentina unos 6.800 millones de pesos”.

Cabe señalar, por agregar apenas un dato, que mientras se desarrollaba este “festín financiero”, al sector de Salud de la Ciudad se le destinó el presupuesto más bajo de los últimos trece años, casi como un hito del aniversario de igual cantidad de años del PRO y sus aliados al frente de la gestión de la ciudad más rica del país.

¿QUÉ SE JUEGA CADA DÍA?

Desde los barrios populares hasta los balcones de clase media y alta flota en el aire casi un mantra, todo lo que haremos “cuando esto pase”, con la potencia simbólica que implica lo que no se nombra, pero se sabe que está allí, al acecho, invisible y mortalmente peligroso.

De alguna manera las vidas de los que no cumplen con tareas esenciales también ingresaron en un estado de respiración artificial, se ingresó al “modo espera”, adaptando lo mejor posible la convivencia hogareña, con expectativas generales casi mágicas en el pronto hallazgo de alguna vacuna o cura instantánea.

Mientras tanto los hábitos cambian con velocidad, oscilando entre la solidaridad y la desconfianza. Aflora el miedo al cuerpo de los otros y las desigualdades sociales y económicas se vuelven más patentes, pero a la vez se destaca una épica del cuidado en común, con gestos de generosidad hacia los prójimos y compañeros en esta existencia que se nos revela en su enorme fragilidad.

Se extrema la higiene, ayudamos más a los vecinos mayores, abrazos y besos como saludos de afecto pasaron al archivo, mientras pesan las jornadas parecidas unas a otras, marcadas por rutinas antes impensadas.

Claramente no es lo mismo afrontar una cuarentena prolongada plenos de comodidades y con ingresos asegurados, que en los espacios reducidos y llenos de carencias de innumerables barrios populares, donde se convive en un obligado “aislamiento en comunidad”.

Por ello los sectores más postergados deben ser prioridad absoluta también en las políticas de CABA en consonancia con la línea de acción del gobierno nacional y a esto apuntan las propuestas del Frente de Todos.

Lo que la realidad, como única verdad, nos impone  es asumir que la cuarentena como herramienta del Estado tomada justo a tiempo permitió en poco más de un mes achatar con éxito la curva de contagios y sobre todo ganar tiempo de prepararnos en modo activo para un escenario de incremento de los casos que llegará inevitablemente en los próximos meses.

Si hacemos bien las cosas, el ritmo de contagiados y especialmente de internaciones graves no crecerá hasta el punto de hacer colapsar nuestro sistema sanitario como ocurrió en Italia, España, Reino Unido, Estados Unidos y, muy posiblemente, sucederá en la vecina Brasil.

La salida gradual de este esquema en CABA, en tanto no se encuentre una cura, podrá llevarse a cabo a futuro en nuevas fases, de manera estrictamente planificada con todas las herramientas con las que contamos como comunidad organizada.

La dinámica es vertiginosa y puede cambiar en cuestión de días, según las conductas y responsabilidades sociales que asumamos de modo mayoritario y el manejo con sintonía fina de la emergencia económica que conlleva la sanitaria.

Las cifras pavorosas de fallecidos y contagiados de Covid en megalópolis como Madrid, Londres, Barcelona y Nueva York, donde las medidas restrictivas y de aislamiento social se aplicaron tarde o de manera ineficaz, hablan por sí solas del camino correcto por el que transita la región de AMBA y Argentina en conjunto. De no haberse tomado las decisiones correctas hoy estaríamos inmersos en un desastre sanitario de grandes proporciones.

El “cuando esto pase” todavía no se asoma en el horizonte, pero con seguridad ni las sociedades ni sus necesidades económicas, productivas y normativas volverán a ser las mismas cuando se logre doblegar a la pandemia o al menos contenerla razonablemente.

Desde nuestra perspectiva algo sí queda bien en claro, se saldrá de esta situación con un Estado presente, eficiente, que se preocupe por las mayorías populares y ponga en primer lugar la dignidad humana.  Pero, a la presencia del Estado, hay que sumarle el compromiso colectivo e individual y la solidaridad de todos los ciudadanos y ciudadanas del país para alcanzar el deseado objetivo de “aplanar la curva” de contagios, y de este modo responder adecuadamente a las necesidades sanitarias de todos sin que colapse el Sistema Sanitario.

 

Links:

(1) Ver sinopsis del estado de situación del Plan Estratégico de Respuesta Integrada al Covid-19 al 25 de abril: https://drive.google.com/file/d/1lcOjFKvAsnco81jE8dGQr78haAxXlSrZ/view?usp=sharing

(2) Ver Proyectos del Frente de Todos en CABA ante la pandemia de Covid-19 en: https://drive.google.com/file/d/1Y9sar7NTKOmyg2ejHX09geGxqzBIjNRq/view?usp=sharing

Proyectar CIUDAD se propone como un espacio para la reflexión y generación de ideas para el desarrollo de políticas de Estado para la Ciudad.
Compartinos: