La Comisión de Recursos Naturales y Conservación del Ambiente Humano, que preside el diputado Alejandro Echegaray (UCR), trató este martes un proyecto que cuenta con aprobación del Senado sobre presupuestos mínimos ambientales para la adaptación y mitigación al cambio climático global.

El proyecto busca establecer estrategias, medidas, políticas e instrumentos relativos al estudio del impacto, la vulnerabilidad y las actividades de adaptación al cambio climático que puedan garantizar el comportamiento humano y de los ecosistemas. Asimismo, se pretende asistir y promover el desarrollo de estrategias de mitigación y reducción de gases de efecto invernadero en el país.

Por último, el proyecto busca reducir la vulnerabilidad humana y de los sistemas naturales ante el cambio climático, protegerlos de sus efectos adversos y aprovechar sus beneficios.

Alejandro Echegaray (UCR), expresó la “necesidad de alcanzar una ley nacional para la protección ambiental en el país, que ha el tenido impulso de organizaciones de jóvenes”.
Con el mismo enfoque, la diputada Josefina Mendoza (UCR) mencionó que el proyecto surge como consecuencia del trabajo entre la Cámara, organizaciones civiles y la Secretaría de Medio Ambiente. A su vez, dijo que “institucionaliza el tema como política de Estado y en el cumplimiento de Argentina con el acuerdo de París y otros compromisos internacionales”.
El diputado Juan Carlos Villalonga (PRO), consideró “oportuno poner énfasis en las herramientas para contrastar la situación extremadamente grave y urgente para enfrentar la crisis climática”. “Es imprescindible institucionalizar un Gabinete de Cambio Climático, un Pacto Federal para llevar la deforestación a cero y legislar para que se eleve la ambición sobre energías renovables”, detalló.
A su turno, la diputada Gabriela Cerruti (FpV-PJ) planteó que su bloque firmará en disidencia porque el proyecto “no contempla el rol de las provincias, sus fondos específicos ni tampoco el rol articulador del Consejo Federal de Medio Ambiente (COFEMA)”.
No queremos que estas cuestiones y la lucha de las organizaciones se use de manera demagógica”, advirtió la diputada.
A pesar de las diferencias planteadas por el Frente para la Victoria, los diputados se comprometieron a lograr un acuerdo para alcanzar los dos tercios necesarios para que el proyecto sea tratado en una sesión, sin la necesidad de que sea girado a la Comisión de Presupuesto y Hacienda.

Las ONG ambientalistas celebraron el avance: “Esto marca el rumbo hacia el Acuerdo de París, que si bien es voluntario es exigible a nivel nacional. Tener una ley es una señal, hoy los planes que emanan del Poder Ejecutivo no tienen una normativa de instrumentación. Esto marca un camino de institucionalización de la lucha contra el cambio climático. La normativa tiene muchos instrumentos de participación y discusión, como elemento central. Además es de presupuestos mínimos, lo que da una diferencial porque obliga a las jurisdicciones a actuar en consecuencia. Y quiero agregar que esto es posible gracias al movimiento que generan los jóvenes por el clima y que han logrado que el Congreso se ponga a trabajar en el tema”, indicó Andrés Nápoli, de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (Farn).

 

 

Compartinos: