La legisladora provincial del Frente de Todos por Mar del Plata Débora Indarte consideró que “con o sin pandemia» de coronavirus, la ciudad debe «prepararse para tener una buena temporada, al igual que cada uno de los destinos turísticos de la provincia”.

Se está avanzando en la instrumentación de herramientas de coordinación para la recuperación de nuestro sistema productivo. Hay que seguir escuchando a trabajadores y referentes del sector turístico, hotelero y gastronómico. Aun con pandemia, podemos tener una buena temporada«, indicó Indarte a través de un comunicado de prensa.

En ese sentido, la legisladora bonaerense aseguró que «los gobiernos provincial y nacional están haciendo lo posible para generar las mejores herramientas» para que la ciudad esté lista cuando se inicie la temporada estival.

La diputada por la Quinta Sección Electoral bonaerense, contó además que «se estudian diferentes alternativas para adaptar los sistemas hoteleros, inmobiliarios, gastronómicos, comerciales y de transporte para estar en sintonía con la nueva normalidad y promover un turismo sostenible, sólido, eficaz y seguro«.

«Todos sabemos lo que significa Mar del Plata en el sentimiento de los argentinos. Puede ser que esta vez la opción para muchos turistas no sea el exterior. Entonces tenemos que aprovechar esas ganas para recibirlos de la mejor manera, como todos los años. Nos moviliza el hecho de creer que vamos a salir adelante» apuntó la legisladora.

Indarte propuso también que se evalúe la posibilidad de «buscar estrategias promocionales» de los destinos vacacionales, apelando a un denominado «turismo nostálgico y emotivo».

«Hay ciudades que podrían apuntar a aquellas miles de familias que visitaron durante décadas determinados destinos y que por cuestiones de oferta y demanda dejaron de visitar nuestras costas. Hoy, muchas personas, en cualquier conversación mencionan y recuerdan con afecto a Mar del Plata«, ejemplificó.

Indarte subrayó que el aislamiento social, preventivo y obligatorio «es una medida de protección, pero no un impedimento para desarrollar, de manera correcta y responsable, las diferentes actividades de la región atlántica«.