CABA – Felipe Miguel exhortó a defender los recursos coparticipables

El jefe del Gabinete de ministros de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Felipe Miguel, expuso ante el pleno de los diputados locales, en su segundo informe anual sobre la marcha del plan general de gobierno. Luego, escuchó ponencias y preguntas de los legisladores porteños, a los que respondió de forma oral y escrita.

La sesión especial informativa fue conducida por el vicepresidente de la Legislatura, diputado Agustín Forchieri (VJ), con la presencia del jefe de Gabinete y la asistencia presencial y/o virtual de legisladores.

“Que no nos dé lo mismo; nuestros jefes son los vecinos de la Ciudad y nadie más. Estamos acá por ellos y para ellos. No lo olvidemos nunca. Defender la coparticipación es defender el esfuerzo y el trabajo de la gente”, dijo Miguel en uno de los tramos más enfáticos de su discurso.

Se refería a los anuncios y el proyecto del gobierno nacional de reducirle a la Ciudad Autónoma los ingresos que percibe en el reparto federal de la recaudación impositiva. “Tenemos que anteponer los intereses de la gente por sobre los de la política. Los diputados nacionales por la Ciudad deben defender los intereses de los vecinos”, reafirmó el alto funcionario del jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta.

Explicó que la CABA aporta el 22% de toda la recaudación impositiva nacional y que, con la poda anunciada, recibiría apenas el 1.4% del prorrateo entre las provincias y la Nación. “Casi uno de cada cuatro pesos coparticipables los aporta la Ciudad, y se pretende que reciba menos de una décima parte”, planteó Miguel.

No obstante, aseguró que el Estado capitalino “conservará la responsabilidad sobre todas las competencias que les fueron transferidas”.

“Esos recursos que la Ciudad aporta son de los ciudadanos de Buenos Aires. De cada argentino que vive, estudia, trabaja, transita o se atiende en la Ciudad. Son el fruto de su esfuerzo y de su trabajo, por eso merecen ser valorados y respetados”, aseveró.

Miguel dio un discurso de 75 minutos en el recinto del parlamento porteño y, tras un cuarto intermedio, respondió una larga lista de preguntas formuladas en la sesión y con anterioridad. Algunas de sus respuestas a los legisladores son o serán ampliadas por escrito.

Los diputados de la opisición hiciero variadas críticas al funcionario, en tanto que la bancada oficialista reafirmó en sus discursos el cuestionamiento a la quita de fondos que venía percibiendo el estado metropolitano.

La gestión en tiempos de pandemia

El su informe a los diputados locales, Miguel hizo un resumen de las principales acciones que lleva adelante el Ejecutivo, con las limitaciones que imponen los tiempos y las circunstancias de la pandemia de Covid 19, Ponderó positivamente el trabajo realizado por las diferentes áreas de Salud, Educación, Espacio Público, Social y Desarrollo Humano, Seguridad, Transporte y Movilidad, Mantenimiento e Higiene, Economía, Cultura y Atención Ciudadana y Cercanía.

Explicó que la Ciudad tuvo que destinar más recursos a las áreas esenciales para hacer frente al coronavirus en un contexto de merma de recaudación por la caída de la actividad económica. “Y hay un tercer elemento económico adverso -remarcó- que es la quita inconstitucional de los fondos de la coparticipación para la seguridad de los 3.000.000 de vecinos que vivimos en Buenos Aires, y de otros 3.500.000 de argentinos que vienen diariamente a la Ciudad a trabajar, a estudiar, al médico. Una quita que, además de ser inconstitucional, no respeta ni valora el esfuerzo ni el trabajo de todos los vecinos”.

Puso como ejemplo de que en la Ciudad “vivimos en un Estado que funciona y vemos adónde va cada peso que se gasta, a las 54 escuelas que construimos en los últimos cuatro años, las 9.000 vacantes nuevas que generamos, como cuando necesitamos atender nuestra salud y contamos con 450 camas de terapia intensiva que agregamos”.

Señaló que “caminamos más seguros por la calle porque los delitos siguen bajando gracias a que hay más presencia policial, más cámaras de seguridad, más patrulleros” y que “vivimos un Estado que funciona cuando integramos los barrios vulnerables, cuando ganamos tiempo viajando en Metrobus, cuando transitamos calles sin baches y veredas arregladas, cuando usamos las bicisendas o cuando llamamos al SAME”.

También hizo hincapié en que “somos transparentes y rendimos cuentas”, con compra y contrataciones publicadas en la web oficial, información del estado de las obras, acceso a la información pública y la nueva ley de Integridad Pública sancionada recientemente en la Legislatura, “impulsada por la Coalición Cívica, con todo nuestro apoyo”, acotó.

Hizo luego el jefe de Gabinete un detallado informe con guarismos sobre la pandemia, la atención sanitaria, las acciones y campañas prevetivas y la reapertura gradual de actividades comerciales, gastronómicas, deportiva y culturales al aire libre.

Con los diferentes sectores de actividad se elaboraron unos 150 protocolos para poder trabajar con responsabilidad. En lo social -apuntó- se triplicó la ayuda alimentaria a 356 mil personas por mes, se distribuyeron 5.000 computadoras portátiles y se trabaja con 62 equipos que recorren calles y barrios en auxilio de las personas en situación de calle e indigencia. Hay 43 centros de inclusión y más de 2.300 plazas disponibles. Unos 5.000 vecinos tienen el Ticket Social, más de 100.000 cuentan con el programa Ciudadanía Porteña y otros de 16.000 recibieron la Atención para Familias en Situación de Calle.

En su informe referente a lo social, Felipe Miguel volvió sobre el tema de los recortes a la coparticipación. “La quita inconstitucional de los fondos de coparticipación equivale a más del doble del presupuesto total del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat, o a 12.800 viviendas nuevas en barrios vulnerables, o a casi 15 años de entregas mensuales de bolsones de comida, o a la construcción de 467 kilómetros de cloacas y pluviales en barrios vulnerables”, ejemplificó

En su insistente exhortación a los representantes de la ciudadanía, el funcionario abundó sobre el final de su discurso, dirigido a los legisladores de todos los bloques y partidos: “No sean funcionales a la quita de una parte de la educación pública que reciben 340.000 alumnos en la Ciudad. No sean funcionales a la quita de una parte de la salud pública, que realiza 9.000.000 de atenciones al año a vecinos de la Ciudad y de otras partes del país. No sean funcionales de la quita de una parte de la seguridad de los que circulan por la Ciudad”.

Deja una respuesta