Carta Abierta al nuevo Ministro de Educación

Señor Ministro de Educación, Magister Jaime Perczyk:

                                                                               Desde nuestra organización, Nacidos Para Gobernar, nos toma con sorpresa su actitud en la jura como Ministro de Educación, donde usted aleja deliberadamente la Biblia de la Constitución Nacional,  puesto que en la misma hay una frase contundente que contradice su posición mostrada el día de hoy: …«invocando a Dios, fuente de toda razón y justicia»; Cabe destacar que su posición ministerial representa a un país en su mayoría de confesión cristiana, por lo que es una ofensa el mensaje mostrado.

La investidura de su cargo en la jura demanda otro tipo de actitud por lo siguiente: de la Biblia se desprenden los principios de igualdad, libertad, justicia, respeto y equidad. Tales principios son anteriores a la revolución francesa y fueron la llave para empezar el movimiento de liberación de esclavos de las potencias en siglos oscurantistas.

Por otro lado, el mensaje de la biblia promueve principios morales y éticos, como la promoción de la paz y hermandad, algo que su cartera debe llevar como estandarte.

También queremos recordar otros principios básicos que se desprenden de la biblia, y por lo tanto, son importante en su cartera: amor, humildad, honestidad, generosidad, responsabilidad y compasión.

Señor Ministro, no le pedimos que se convierta a la fe cristiana, ni que vuelva confesional la educación nacional. Lejos estamos de eso. Por el contrario, lo simbólico también habla, y usted separó de nuestra Carta Magna, los principios valerosos de los que necesitamos nutrir a nuestra sociedad.

Queremos hacerle un llamado a la reflexión, el país precisa de líderes y Ministros que quieran la unidad y el bienestar de los ciudadanos y que sean acompañadas de actitudes constructivas y pacificadoras.

Usted tiene el derecho individual de creer, jurar y valer sus creencias, pero al momento de tomar la responsabilidad ejecutiva de un Ministerio tan importante como la educación, representa y debe velar por una sociedad que en su mayoría aún conserva valores cristianos. Su actitud y mensaje fueron agresivos a una gran parte de la población, y por ello nos expresamos.

Lo llamamos a la reflexión para construir una sociedad con los principios éticos y morales anteriormente mencionados. Nuestra Nación lo necesita.

                                             Atte. Nacidos Para Gobernar

Nacidos para gobernar