El jefe del bloque peronista en el Senado, Carlos Caserio, formalizó su “renuncia indeclinable” como presidente del Partido Justicialista (PJ) de Córdoba luego de las diferencias con el gobernador, Juan Schiaretti, en cuanto a la estrategia electoral de no apoyar la fórmula presidencial de Alberto Fernández-Cristina Fernández de Kirchner, del Frente de Todos.

Caserio formalizó su renuncia mediante un escrito en el que además sostuvo que el peronismo cordobés “necesita de un nuevo tiempo” con vistas a la asunción de Alberto Fernández como presidente, el 10 de diciembre próximo, dijo hoy una fuente de ese partido a Télam.

El escrito plantea la necesidad de crecimiento y enriquecimiento del partido para que otros dirigentes lleven adelante los destinos del peronismo cordobés, apuntó.

La dirección del PJ cordobés quedó ahora bajo la conducción del diputado Martín Llaryora, del bloque Córdoba Federal y electo intendente de la ciudad de Córdoba, quien asumirá el próximo 10 de diciembre.

Caserio había manifestado públicamente su apoyo a la candidatura presidencial de Fernández e incluso asumió la logística de la campaña a favor de la fórmula del Frente de Todos en las primarias abiertas simultáneas y obligatorias (PASO) del 11 de agosto pasado y en las elecciones generales del 27 de octubre.

A mediados de octubre pasado, Caserio había adelantado su renuncia a la presidencia del PJ cordobés por las diferencias en la estrategia electoral de la coalición Hacemos por Córdoba, de Schiaretti, que tiene como principal socio político al PJ.

Schiaretti había resuelto dejar en ‘libertad de acción’ a la militancia para la elección presidencial y compitió con ‘lista corta’ para diputados nacionales, en las que estaban en juego dos bancas y retuvo una.

Compartinos: